sábado , septiembre 18 2021

Yo vi nacer cada mata que está sembrada en este jardín

Fidalgo Díaz: El Jardinero

Texto y foto: María Ángeles Octavio

Dendrobiums, Chifón, Pirocantas, Suculentas, Colas de burro, Malas madres, Isabel Segundas son algunos de los nombres que murmura Fidalgo mientras pasea por el jardín rozando y acariciando las matas que cuida desde hace años.

Para Fidalgo, el jardín es como un cuadro. Tiene que haber un balance de los elementos, la composición de los colores es vital, hay que cuidar hasta los sonidos que circundan las matas. “El jardín es lo que me hace vivir porque aquí todo está vivo, nos da cosas buenas, nada de esto hace daño, hay plantas malucas, sí”, dice cambiando el tono de voz y continúa, “como los seres humanos, hay plantas que agreden cuando son agredidas, se defienden”. Con tristeza concluye que lo peor que pudo llegar al planeta fueron los hombres, porque le han dado hasta con los pies a la naturaleza. “Ellas no, las matas nos muestran su parte bonita cada día, desde que amanece hasta que cae el sol”. Comenzó en la jardinería porque pintaba. Toda la vida ha pintado. Muestra sus cuadros con orgullo, son una mezcla de armonía de colores que reflejan la naturaleza de su alma, la pureza.

“Me vine a Venezuela desde Galera-Sucre, Colombia, me quedé aquí porque la naturaleza se parece a la de allá. Encontré las mismas plantas”. Se crió en el campo y con una sonrisa de arcoiris invertido dice que recogía todo lo bonito que veía y lo llevaba a donde su tía. “Yo le hice un jardín a mi tía. Le puse orquídeas sin saber que eran orquídeas. Las agarraba y las amarraba al palo, igual que las veía en la naturaleza”. Cuenta que cuando fue a Medellín estuvo en el Jardín Botánico y se volvió como loco.

Le da gracias a Dios que cuando llegó a Caracas se encontró con la señora Diana, porque ella le abrió las puertas de su casa y le entregó su jardín para que lo cuidara. “Yo vi nacer cada mata que está sembrada en este jardín”.

Todo el tiempo se ríe y habla con dulzura, se expresa de forma grandilocuente sobre la naturaleza, pero dice que la paciencia es muy importante en todo y es un gran secreto en la vida. Con picardía dice: “Los chinos dicen: si quieres ser feliz una semana, cásate, si quieres ser feliz 15 días embriágate, si quieres ser feliz toda la vida, construye un jardín”.

“El hombre aprendió todo lo que aprendió observando a las plantas y a los animales. Cuando el hombre empezó a diferenciar lo malo de lo bueno, entendió que las plantas eran buenas”.

Fidalgo es un jardinero que pinta flores y un pintor que da vida y color a los jardines.

Revive la experiencia del Impreso On-line

Revisa Tambíen

Hacedores de país, mundo e imagen del artesano ancestral

  La Fundación ArtesanoGroup reeditó el libro Hacedores de país, mundo e imagen del artesano …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.