martes , junio 8 2021
Inicio / Reportaje / Casos y Rostros / Vuelve la fiebre de los Backstreet Boys

Vuelve la fiebre de los Backstreet Boys

Con más de 15 años en el panorama musical, los ya no tan jóvenes “chicos de la calle de atrás” vuelven para hacer gritar a sus fanáticas de siempre

Por Laura Armas

Hace más de una década, cinco chicos provenientes de Florida, Estados Unidos, cambiaron el panorama de la música pop e hicieron vibrar a millones de jovencitas alrededor del mundo. Gracias sus afinados arreglos vocales y su actitud de jóvenes sensibles y románticos, lograron enloquecer a toda una generación de adolescentes de la que tu también, probablemente, formaste parte. Seguramente recuerdas todas y cada una de las armonías y ritmos pegajosos con las que coparon por años las emisoras de radio. Quizás llegaste incluso a colgar un inmenso afiche de los Backstreet Boys en la pared de tu habitación, el cual veías mientras cantabas y bailabas “Quit playing games with my heart” o “I want it that way”.

De cualquier forma, siendo parte del movimiento o estando al margen de él, nadie se salvó de ser salpicado por esta suerte de “histeria adolescente” generada por los Backstreet Boys. Hoy por hoy, tras siete años de ausencia en tierras venezolanas, tres años fuera de la escena musical y quince años después de su debut como banda, los Backstreet Boys vuelven a Caracas para una única presentación el próximo 27 de febrero en el estacionamiento del Ccct.

Y nacieron los chicos

Corre el año 1993. A medida que las Spice Girls comienzan a ganar un importante reconocimiento internacional luego de su aparición en Gran Bretaña, una idea genial llega a la mente del multimillonario productor musical Lou Pearlman (responsable de productos musicales como New Kids on the Block y Take That): formar la versión masculina y americana de esta agrupación pop, que ya había demostrado ser una fórmula exitosa en las carteleras musicales del mundo.

Para esto habría que buscar talento de verdad. Se requerían chicos que no sólo supieran cantar y bailar, sino que tuviesen carisma, energía y, por supuesto, una cara lo suficientemente bonita como para enamorar a las adolescentes consumistas de todo el planeta. Así, los periódicos locales se llenaron de anuncios informando la búsqueda de cinco jóvenes para integrar una nueva “boyband” en Florida.

Mientras tanto, en los pasillos de una secundaria en Orlando, tres amigos con gran inclinación artística quemaban su tiempo libre reuniéndose a cantar temas inspirados en Boyz II Men y otras bandas de R&B. Se trataba de A.J. McLean, Howie Dorough y Nick Carter, tres chicos que decidieron ir a probar suerte y audicionar para el proyecto musical de Pearlman.

A.J. era ventrílocuo en un programa de Nickelodeon. Howie hizo un comercial para Disney y participaba en numerosas obras de teatro, además de tener dos intervenciones en las películas Cop y Parenhood. Nick, el más joven de la agrupación, era vocalista de los Tampa Bay Buccaneers.

Con su evidente talento y personalidades diferentes, los tres amigos llenaron las expectativas de Pearlman. Sin embargo, aún faltaba la dupla que completaría el quinteto juvenil. Por esta razón, una nueva audición fue pautada por la productora. Es así como llega a las páginas de la historia de los Backstreet Kevin Richardson, un joven nacido en Kentucky que se había mudado a Orlando para personificar a Aladino en Disney World. El último en sumarse al grupo fue el primo de Nick, Brian Littrell, proveniente también de Kentucky. Finalmente, los Backstreet Boys habían nacido.

Luego… el éxito

Tan sólo seis meses pasaron antes de que la banda grabara su primer sencillo “Tell me that I?m dreaming”. Menos de un año fue suficiente para que la casa productora Jive Records se aventurara a realizar su primera producción discográfica, Backstreet Boys.

El disco fue lanzado en Europa, Asia y Canadá, causando frenesí en las masas enloquecidas por el sonido y la apariencia fresca, sensible y despreocupada de los chicos. Un año y medio después fue el turno del mercado norteamericano, en el cual si bien fue difícil entrar dado el éxito de otros estilos musicales como el grunge o el alternativo, no fue difícil quedarse, logrando situarse en los puestos más altos de las listas de ahí en adelante. Para este lanzamiento, estuvieron incluidos algunos temas de su segunda producción musical Backstreet?s back, realizada en 1997.

Los discos de oro, premios y reconocimientos no se hicieron esperar. Más de 12 millones de copias vendidas alrededor del mundo materializaron lo que para muchos fue el despegar más acelerado de la historia musical moderna. Al poco tiempo de su éxito, millones de fans frenéticas generaban auténticos caos gracias a la “Backstreet manía”. Calles bloqueadas por inmensas colas de personas en busca de tickets, chicas trepándose a las vallas, cordones de seguridad burlados, llantos, gritos y desmayos eran situaciones recurrentes en las ciudades en que “los chicos de la calle de atrás” planeaban presentarse.

En 1999 producen su tercer disco, Millenium. Escrito por ellos mismos en su gran mayoría, la producción no tardó en convertirse en una bomba comercial, vendiendo en tan sólo una semana 1.134.000 copias, y más de 10 millones en su totalidad para junio de ese mismo año. Sus canciones estaban dedicadas a sus fans y a su amigo, y nuevo productor, Dennyz Pop.

Millenium se convirtió en la banda sonora de finales del siglo XX y llevó al quinteto a ser reconocido como una agrupación prestigiosa y creíble, llena de apasionantes armonías vocales. Fue con esta producción que la banda realizó su primera gira mundial, en la cual tuvieron que agregar fechas no pautadas para satisfacer la demanda de escuchar a los chicos en vivo y directo.

En 2000 editan Black & Blue. Esta producción representó el momento que es natural en la vida de toda reina del pop o de toda agrupación de chicos jóvenes: la rebeldía y búsqueda de libertad respecto a quienes los dominan e insisten en hacerlos parecer adolescentes sin remedio. El disco tenía un sonido más maduro y sus voces eran más profundas y potentes. Esto hizo que su escalada en las listas fuese más lenta y su recibimiento, menos caluroso. Sin embargo, y a pesar de la existencia de un rival directo como N?Sync, el éxito no se había perdido.

En 2005 publicaron lo que sería su último disco (hasta el momento): Never Gone. Continuando el efecto dejado por Black & Blue, el disco reafirmaba la madurez de la banda y mostraba un sonido completamente diferente, capaz de llenar estadios y generar descontrol en las fanáticas, cada vez más maduras y fieles. Se trataba de un sonido que apelaba nuevamente a los sentidos y la sensibilidad mientras los N?Sync y Britney se enfocaban en el baile y los ritmos más agitados.

Al año siguiente, Kevin Richardson dejó amistosamente a los Backstreet. Por consiguiente, cada miembro de la banda se dedicó a sus proyectos personales, los cuales incluían grabaciones musicales, reality shows, esposas y hasta hijos.

En 2007 editan Unbreakable, producción discográfica cuyo nombre parece hacer honor a lo que identifica a la banda de otros “boyband”: el hecho de permanecer juntos por más de una década, a sabiendas de que así como se puede perder la juventud, se pueden perder los números y la popularidad.

El disco apela a un sonido más pop-rock al natural, sin el apoyo absoluto de las consolas y los loops, volviendo más bien a las guitarras y la instrumentación real. Sus acordes demuestran la madurez de un cuarteto que canta a sus fieles fanáticas, quienes han crecido y madurado junto a ellos.

Ahora… ¡fanáticas a gritar!

Si bien ya no son un quinteto, sino un cuarteto; ni son jóvenes rebeldes, sino hombres maduros con familia; aunque ya no despierten locura y descontrol en la masa de jóvenes fanáticas enamoradas, los ya no tan chicos Backstreet Boys vuelven a los escenarios del mundo a homenajear a sus fieles y también maduras seguidoras, ofreciéndoles un impresionante show que las hará delirar como en los viejos tiempos.

Como parte de su gira Unbreakable, la banda se presentará el próximo 27 de febrero en el estacionamiento del Ccct, para que todas aquellas que alguna vez fueron adolescentes y corearon sus románticas canciones, vuelvan a sentirse como tales, gritando a todo pulmón sus viejos y nuevos temas (aunque sus edades ya estén cerca de los 30).

Este tour promete ser lo suficientemente sorprendente y exitoso como para que sus fanáticas de siempre puedan cantar de nuevo “Everybody (Backstreet back)”, “Show me the meaning being lonely”, “As long as you love me”, “Quit playing games (with my heart)”, “The shape of my heart”, “I want it that way” y “Get Down (You´re the one for me)”, o como para ganar nuevas fanáticas, sean jovencitas enamoradas o adultas con un corazón sensible, con sus nuevos temas “Inconsolable”, el segundo sencillo “Helpless when she smiles”, además de otros temas como “Any other way” y “Everything but mine”.

Las entradas del evento pueden conseguirse desde el pasado 12 de diciembre en Esperanto San Ignacio, Hard Rock Café del Sambil y a través de la página www.profitproducciones.com.

Revisa Tambíen

Hacedores de país, mundo e imagen del artesano ancestral

  La Fundación ArtesanoGroup reeditó el libro Hacedores de país, mundo e imagen del artesano …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.