lunes , junio 7 2021
Inicio / Reportaje / Casos y Rostros / Voces color de Pomarrosa

Voces color de Pomarrosa

La agrupación de la Fundación Bigott arriba a sus 10 años con un trabajo en pro de la música vocal e instrumental de Venezuela. La generación de relevo de voces como Cecilia Todd, Lilia Vera, María Teresa Chacín y Mayra Martí, ya existe

Por Ángel Ricardo Gómez — Pierina De Angelis – Fundación Bigott

La tensión aumentaba en los pasillos. Zeneida Rodríguez pensaba que no tenía chance: “Imagínate, ella ganó en el Bienal de Canto Magdalena Sánchez”. Marina Bravo pensaba lo mismo. Ambas habían ganado una bolsa de trabajo en aquel festival de 1999. Una tercera aspirante entró y salió intempestivamente de la sala de audición. La seriedad del jurado era la de una corte de la Santa Inquisición…

Los Talleres de Cultura Popular (TCP) de la Fundación Bigott convocaban a una audición para un grupo que proyectaría a una voz femenina del canto tradicional venezolano. La nueva solista tomaría el testigo de manos de figuras como Cecilia Todd, Lilia Vera y María Teresa Chacín, entre otras.

“La iniciativa fue nuestra, yo creo que hasta mía. Siempre salíamos con Cecilia Todd y la gente le preguntaba si no había generación de relevo. De allí comenzó a rondarnos la idea de hacer este grupo”, recuerda María Teresa López, quien fuera en 1999 directora de los TCP.

Así que López invitó al mandolinista y arreglista Pedro Marín para que dirigiera el ensamble musical, quien, a su vez, convocó a su hermano Javier, como cuatrista y bajista, y a Raúl Abzueta como guitarrista. Más tarde se sumaría Rolando Canónico en la percusión.

Toñito Naranjo, Raúl Delgado Estévez, Manuel Antonio Ortíz, Pedro Marín y la propia María Teresa, conformaron el jurado que, tras escuchar a un grupo de jóvenes, se inclinó no por una, sino por dos cantantes. Así surge Pomarrosa, agrupación que cumple 10 años en el escenario de la música tradicional venezolana.

De estelas a fruta dulce

“Yo las llamaba Las Estelitas, por Estelita del Llano”, recuerda María Teresa. Pero posteriormente Antonio López Ortega, quien fuera gerente de la Fundación Bigott, las escuchó cantar “El torito cimarrón” de Luis Laguna y propuso que el grupo se llamara Pomarrosa, el nombre que lleva el ternero de la vaca mariposa y el toro cimarrón de la canción.

Y es que Zeneida y Marina parecían destinadas a cantar juntas, eran muchas las cosas que compartían: una bella voz, de color similar, su interés por la música tradicional venezolana y hasta anécdotas en común.

No sólo cantaron juntas en el primer —y único— festival bienal Magdalena Sánchez organizado por el Estado en 1999, sino que antes se habían conocido sin recordarlo.

“Yo iba a acompañar a Mayra Martí a un ‘Ave María? en la iglesia de la California Sur. Ella estaba un poco mal de la voz y había que transportar el tono en el piano (eléctrico). Como yo era novata se me hacía muy difícil, y una chama me ofreció prestarme el suyo”, relata Zeneida en torno a Marina, quien para entonces era la organista de la iglesia Santiago Apóstol. Eran entonces unas quinceañeras que ni siquiera imaginaban que se convertirían en compañeras de grupo y de paso en la generación de relevo de voces tan brillantes como la de Mayra Martí.

Para ambas cantantes hay etapas bien marcadas en la historia de Pomarrosa, cuyos indicadores son los tres discos que ha editado. Marina señala: “El primero (Decir piel, 2001) fue conocernos, explorar la música venezolana, compenetrarnos con los músicos. Yo, por ejemplo, venía de grupos más grandes como el Orfeón Universitario y la Estudiantina de la UCV. El segundo disco (Otra historia, 2005) fue una búsqueda más experimental, se incluyeron temas originales, fue pensado con más tiempo, tratando de concretar el sonido de Pomarrosa. El tercero (Aguacero, 2008) constituye el redescubrimiento de nosotras como cantantes y compositoras que llevan las riendas del grupo, fue traducir la vida en un disco”.

El más reciente trabajo de Pomarrosa cuenta con otro ensamble musical conformado por Javier Suárez en la percusión, Héctor Molina en el cuatro, Luis Gonzáles en la guitarra electroacústica y Luis Freites en el bajo eléctrico.

Más allá de la década

Ya María Teresa López tiene siete años fuera de los TCP. Sin embargo, confiesa que guarda los tres discos de Pomarrosa en su iPod. “El año pasado estuvieron en Mérida —donde está radicada María Teresa— y me emocioné mucho. Me pareció que era un grupo consolidado, las noté maduras, el componer les ha dado más seguridad. Lo que yo percibí es que ahora son ellas las protagonistas y esa era la idea original del grupo… Me siento feliz de haberlas impulsado”, cuenta.

Marina considera que Pomarrosa dio un paso adelante en la búsqueda de la generación de relevo de aquellas talentosas cantantes venezolanas. “Aunque no somos las únicas, hemos generado un repertorio; la gente nos empieza a reconocer; produce orgullo el saber que en los festivales escogen las canciones que hemos grabado…”.

“Pomarrosa seguirá trabajando con Fundación Bigott, que ha apoyado las diferentes propuestas del grupo. Creo que tenemos mucho que dar todavía en lo vocal e instrumental. Además, ahora es cuando queda por explotar en la música venezolana y lo haremos siempre respetando los géneros y las formas musicales”, comenta Zeneida.

Para ninguna constituye un problema el hecho de que las asocien con Pomarrosa. “Me siento bien con eso, es el grupo con el que he aprendido, nunca quitaré esa experiencia de mi curriculum, eso es más bien un orgullo”, señala Zeneida, mientras su compañera opina: “Disfruto mucho que me reconozcan por mi desempeño en Pomarrosa. Hemos ido trabajando paralelamente adentro y afuera, pero si me siguen relacionando con el grupo, bienvenido sea”.

Ambas vocalistas producen un álbum doble en el que cada una tendrá su primer disco como solista.

Para ver la nota original hacer click aquí

Revisa Tambíen

Hacedores de país, mundo e imagen del artesano ancestral

  La Fundación ArtesanoGroup reeditó el libro Hacedores de país, mundo e imagen del artesano …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.