viernes , abril 16 2021
Inicio / Viajes / Equipaje / Viaje al centro de Nantes

Viaje al centro de Nantes

Visita el Nantes de Julio Verne: una ciudad llena de magia e historia. Él bebió de ella y le dejó un legado invalorable

“He vivido rodeado del mundo marítimo de un gran puerto mercantil, punto de partida y de llegada de muchos viajes de larga distancia”. Julio Verne Por María Ángeles Octavio – mariaoctavio@yahoo.es

Soñar es un arte. El sueño es un viaje en el que el cuerpo no se mueve. El alma flota y viaja, mientras el cuerpo permanece inerte, sintiendo, sudando, disfrutando o sufriendo. Julio Verne fue un viajero incansable del sueño. Muchas de mis noches las he pasado junto a sus letras, sorprendida de su capacidad de fabular, de su fértil imaginación y de su prolífica producción literaria. Verne en sus obras conjuga lo fantástico con lo científico, predice hechos futuros y avances tecnológicos impensables para su época, y que hoy son una realidad a más de un siglo de su muerte.

Sergio Pitol, el escritor mexicano, me contó que cuando estuvo enfermo de niño sobrevivió a su dolencia porque leyó Dos años de vacaciones de Julio Verne y esta historia le permitió sobrellevar su dolencia. El argumento de quince niños que quedan abandonados en una isla desierta y se las arreglan para sobrevivir, le dio fuerzas para sobrellevar su enfermedad y la soledad que implicaba estar en cama sin ir a un colegio.

Julio Verne, escritor francés de mediados del siglo XIX, nació en Nantes, capital del oeste francés. Una ciudad que en un tiempo recibió el sobrenombre de “la Venecia del Oeste”. Esta metrópolis está construida en la confluencia de las corrientes de agua del río Loira, último río que aún conserva un lado salvaje, y el río Erdre “el río más hermoso de Francia” según Francisco I. Incluso confluye el río Sèvre que a su paso por Nantes desemboca en la Loira con su bucólico encanto.

Desde temprana edad, estos encuentros de agua influyeron en el escritor, en su vocación por el mar y en su deseo de convertirse en marino. Nantes tiene mucho de la imaginación que desborda Verne. Es una ciudad que se reinventa buscando nuevas formas de expresión. Quizá porque como dijo el escritor francés “Qué gran libro se podría escribir con lo que se sabe. ¡Otro mucho mayor se escribiría con lo que no se sabe!”.

Las obras de Julio Verne, inventor de máquinas para soñar y hacer soñar, invitan al lector a tener curiosidad intelectual, a explorar el mundo y a amar la aventura. Con este ímpetu y Julio Verne en las manos visité Nantes en el año 2009. Hay una ruta turística para seguir sus pasos. Ésta la obtienen en la oficina de turismo.

Lugares turísticos que no deben dejar de visitar:

El Castillo de los Duques de Bretaña: Esta imponente construcción en medio de la ciudad, cautiva desde que la divisas; sobre todo la historia de quien fuera su habitante te seduce inmediatamente. En este castillo habitó Ana de Bretaña. Ana nació en Nantes en 1477 y fue Duquesa de Bretaña y por dos veces Reina de Francia. Se casó forzosamente con Carlos VIII de Francia, quien invadió el ducado. Él pueblo de Ana le suplicó que se uniera al monarca francés para evitar más penurias. Tras conocerse en Rennes saltó la chispa amorosa y la boda de estado se convirtió en una luna de miel de dos enamorados, además ambos amaban el arte. Sin embargo, él fallece de forma grotesca, se golpea la cabeza al pasar por una puerta y la bella y triste viuda es reina regente de Francia por un tiempo y señora de su amada Bretaña, a la que pretende mantener independiente del estado galo. Ana decide casarse de nuevo con el primo de su marido y heredero al trono, el rey Luis XII. En parte, se podría decir que decide en forma voluntaria casarse con el enemigo, pero enferma y muere con 36 años. Su cuerpo es enviado a la catedral de San Denis, en París, pero su corazón es metido en una urna de oro y enviado al castillo de su Nantes natal. El corazón desapareció un tiempo durante la Revolución Francesa, luego fue encontrado.? El castillo de Nantes, además de enseñar la vida de esta mujer, es también ahora museo de la ciudad.

La catedral de San Pedro y San Pablo: Es la sede de la Diócesis de Nantes, y en 1862 fue declarada por el Gobierno francés como Monumento histórico.

El Passage Pommeraye, una arcada del siglo XIX que actualmente funciona como galerías comerciales y que resulta tan encantador como retro. La galería une dos calles de dos barrios distintos, cubriendo 134 metros de largo y una altura de 9 metros de altura. El hierro, la madera y el vidrio son los principales protagonistas de la galería; detalles, lámparas y complementos de estos materiales le dan el toque barroco y todo su encanto. Es monumento histórico desde 1976. La escalera es uno de sus atractivos principales y atrae la atención enseguida con su hierro y madera perfectamente barnizada y brillante.

Barrio Bouffay, Este barrio es una visita obligada. La atmósfera es siempre amigable y por la noche es el lugar donde están todos los locales de marcha.

Justo en frente del puerto está el puente Ana de Bretaña al cruzarlo nos encontramos con Les Machines de l?Ile. Esta es una exposición sin igual. Unas fabulosas máquinas para soñar, activadas por artistas-maquinistas que los ponen en movimiento y cuentan su historia, actúan, y escenifican. En el corazón de las naves, las máquinas cobran vida.

El elefante es su máximo atractivo. Un coloso de 12 metros de alto y 40 toneladas de acero que impresiona al que lo ve al pasear por los diques y jardines de la localidad. En total, una docena de máquinas con la última tecnología. Dispuestas a cautivarte.

El colosal árbol de las aves plantará sus raíces en las orillas del Loira: una estructura de acero de 45 metros de altura con un tronco de 22 m de diámetro en el cual se posan dos garzas. El público visitará estos jardines colgantes siguiendo su sendero de rama en rama.

Otras curiosidades

Castelanne es una tienda donde encontramos los típicos y exquisitos dulces nanteses: Berlingots Nantais, caramelitos de colores, galletas de mantequilla salada, licor de tofe y chocolate.?Todos hechos con sal bretona

La torre LU es un punto panorámico de la ciudad. Desde lo alto de una plataforma que uno mismo activa se observa la urbe.

Jardín Japonés de Versalles: El suave clima de Nantes es uno de los motivos por los que se dan tan bien determinados productos hortifructícolas y de la riqueza de sus jardines. Entre las múltiples zonas verdes que se pueden visitar, 19 parques y jardines, destaca el de Île de Versailles, diseñado al estilo japonés con pequeñas cascadas, rocas, pasarelas sobre los estanques.

Maison Radieuse Le Corbusier concibió este edificio emblemático como una “unidad de habitación” para hasta 1.400 personas, repartidas en 294 apartamentos dúplex con biblioteca, salones comunales y una escuela infantil.? Le Corbusier aspiraba a crear “máquinas de habitar”. Al verlo hoy, se nos puede olvidar que este modernísimo edificio es de 1955 y que su aspecto de barco inmóvil supuso un gran impacto para los cánones estéticos de la época.

Lo más sorprendente de la nueva Nantes es que no ha sido concebida desde un único despacho. Algunos proyectos son tan diferentes como el día y la noche, pero juntos forman un conjunto armonioso que brinda una personalidad única a la ciudad. Al mismo tiempo ofrece respuestas innovadoras a las cuestiones de multiculturalismo, expansión urbana y medio ambiente, lo que demuestra que la renovación de una ciudad y su crecimiento, no siempre son incompatibles.

Tras los pasos de Julio Verne

La casa donde nació Julio Verne queda en 4 cours de Olivier de Clisson, en la isla Feydeu, en el río Loira. Una verdadera ciudad flotante, es la primera de las numerosas islas misteriosas que destacan su obra.

La casa de la infancia de Julio Verne a la que se mudaron cuando él tenía un año queda en 2 Allée Jean Bart, muy cerca de la tienda “Le rat goutteux” una tienda de telas que luego le inspiró para escribir la novela fabulada Famille Raton en 1886.

La Iglesia de San Nicolás, que sirvió de marco para su primera novela que nunca acabó y que la ciudad de Nantes publicó en 1992 Un padre en 1839. La iglesia está situada en el corazón de Nantes. De la iglesia podemos destacar su impresionante órgano. Éste fue destruido durante la II Guerra Mundial y reconstruido en 2002.

La casa de la adolecencia de Julio Verne queda en 6 rue de Jean-Jacques Rousseau. En esta casa el padre montó una de las bibliotecas más fascinantes que he visto.

La casa de su matrimonio queda en 1 rue de Suffren, este fue el hogar con su esposa Honorine. Aquí escribió Dos años de vacaciones, Un capitán de quince años y las filosóficas Tribulaciones de un chino en China.

Quai de la Fosse, puerto que despertó en Julio Verne su pasión por el mar. De esta sensación vino la inspiración para escribir Las Historias de Jean-Marie Cabidoulin, La Jangada, El Secreto de Wilhelm Storitz, El Piloto del Danubio y sobre todo El Soberbio Orinoco.

Museo Julio Verne queda en 3 rue de L?Hermitage, este museo guarda libros y documentos originales, ilustraciones, carteles, juegos, objetos, películas y manuscritos.

Casa de Campo de la familia Verne queda en Chatenay en 29-29 bis rue des Réformes /número 16 rue de Eugène Leroux. Se puede seguir viendo la edificación frente a la iglesia Saint-Martin. Aquí fueron creados De la Tierra a la Luna y Veinte mil leguas de viaje submarino.

Revive la experiencia del Impreso On-line

Revisa Tambíen

Hacedores de país, mundo e imagen del artesano ancestral

  La Fundación ArtesanoGroup reeditó el libro Hacedores de país, mundo e imagen del artesano …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.