viernes , enero 14 2022

Una ensalada de Fútbol Total

Los programas concentrados en la táctica y el análisis han dado paso a expresiones del show business. No se trata de oír solo a los expertos, sino de incorporar a la gente y vivir la pasión juntos. Como estar en la sala de su casa y ser parte de un sitcom del deporte Rey

Por Hans Graf – Fotografía Jorge Pineda

Análisis, gritos a medio tenor, regaños, una mofa, un reclamo, risas, baile, opiniones van y vienen mientras la audiencia se siente parte activa desde el Twitter y Facebook, con los concursos y los selfies. Los asistentes al estudio corean: ¡Pablo!, ¡Pablo!, ¡Pablo!, y éste los acompaña con sus gestos y sus bailes. Luego la bella Milena Gimón sube al escenario y estallan repitiendo su nombre: ¡Milena!, ¡Milena!, ¡Milena!, y el coro en el estudio se reproduce en la redes, en la pantalla, en el Twitter, en la señal de cable y satélite. Es una locura. La emoción en pleno.

Desde Colombia arrecian para defender a James; en Buenos Aires otros esperan con sus datos para evaluar el desempeño de Messi; España entra en el juego para ofrecer los últimos detalles de la liga y citar 1.000 veces a Cristiano Ronaldo; Caracas vive la pasión por la Vinotinto con Salomón Rondón; y así las ciudades del fútbol se van conectando para vivir día a día la vehemencia de un deporte, condensado en un espacio de televisión que ha logrado cautivar a su audiencia.

Fútbol Total, como parte de la oferta de DirecTV Sports, ha roto el paradigma de los programas «futboleros». Para muchos resulta una afrenta a la manera tradicional de abordar el fútbol, pero para quienes forman parte de él, es una nueva forma de vivirlo. No es un programa de análisis nada más, aseguran convencidos, se trata de un programa de entretenimiento, que más allá de las críticas, ha logrado superar los prejuicios para hacerse un espacio en el gusto de quienes siguen esta disciplina. Tiene su público y eso le da vida propia.

Dos pibes de cuidado y una chica espectacular

El fútbol parece materia obligatoria para ser argentino. “Está en nuestro ADN” dice Pablo Giralt, un periodista deportivo que desde siempre soñaba con relatar y hablar sobre este deporte y que es conductor principal del programa. “En el periodismo deportivo hay muchos futbolistas frustrados, no es mi caso. Siempre me gustó ésto, relatar el fútbol. Es algo que hacía de pequeño y recibí el respaldo familiar para desarrollar mi profesión”, dice Giralt. Y aquel muchacho que relataba con figuritas y soldaditos juegos imaginarios, llegó a ser Licenciado en Comunicación con un objetivo que hoy se ve plasmado en el programa que a diario conduce. Pablo Giralt, como en el fútbol, cuenta con su equipo para hacer este sueño realidad.

Hernán Feler empezó su carrera en 1996, en Radio Rivadavia y es ahora una de las fichas favoritas de la audiencia del programa Fútbol Total. Los enfrentamientos con otros anclas crispan el ambiente y él lo sabe. Hernán no llegó por casualidad al mundo del balompié, pero aunque no se considera un futbolista frustrado, si pasó por las canchas antes de aterrizar en los medios. “Jugaba de chiquito, desde que empecé a caminar. Tuve la posibilidad de jugar en Velez y Ferro, en las inferiores y luego siempre soñé con jugar, pero por una y otra cosa no llegué a hacerlo, pero siempre tenía esa parte periodística ahí”, relata el argentino que tiene tres hijos que no lamentan sus ausencias de casa, porque, según él mismo dice, los compensa cuando regresa de sus giras. Además, agrega, “tengo a la mejor esposa que sabe entender mi profesión y cuento con ella para todo”.

Esa vena periodística la cultivó cuando no era su turno de pisar la cancha. “Cuando jugaban mis amigos, y no me tocaba jugar, relataba el partido de ellos y siempre me llevaba un grabador. Siempre me apasionó. Tomaba notas, era un mini periodista”, dice.

La historia de Milena Gimón es otra. Ella sí pisó la cancha, jugó con el UCAB Spirit, estuvo en su selección nacional (La Vinotinto) y bregó por conquistar su espacio. Fue figura en el incipiente fútbol femenino del continente. En el programa, ella entiende que se asumen roles, “personajes”, pero hace énfasis en las comillas. “Somos libres en nuestra acción”, dice. Para ella, romper el paradigma del programa tradicional fue difícil, pero se logró con trabajo. “Las cosas van fluyendo, pero lo más difícil ha sido poner diferentes culturas y personalidades en un mismo lugar. Es como una ensalada, donde hay colombianos, chilenos, ecuatorianos, argentinos, venezolanos, pero dentro de lo difícil que fue el inicio, ya hay química entre todos”.

“La adaptación es un tema fundamental, sí nos hemos ido ajustando. Cada quien desarrolla un perfil, cada quien sabe qué lugar ocupa. Yo ya superé la barrera inicial. Soy simplemente Milena, pero ya no soy la mujer venezolana nada más. Uno discute de igual a igual con sus pares”, dice Milena quien asegura que ese prejuicio de ser mujer, venezolana, metida en el fútbol, quedó “atrás, superado, enterrado en el pasado”.

Eso lo refrenda Pablo, quien no titubea en asegurar que Milena, “sí es un bombón, pero por sobre todo es una mujer que sabe de fútbol. Futbolera en serio. Tienes mujeres que forzadamente ven fútbol, pero Milena no. Mira fútbol todo el día. Lo siente así. Jugó fútbol, es fanática, comenta, y le sobra entusiasmo. Eso es parte de la participación femenina. La mujer se vuelca al fútbol cada vez más y eso hay que tomarlo en cuenta”, cierra Giralt con una premisa que sus colegas comparten, apoyan y consideran vital: “la mujer es protagonista”.

“La mujer ha tomado un poder. Un protagonismo importantísimo”, comenta Hernán. “Hace años no había presidentas mujeres. Hoy la mujer debe salir, es protagonista, no solo porque la plata no alcanza, sino porque es así. Es lo lógico.” Y al hablar sobre su compañera de labores y su excelente desempeño, se pregunta “¿Dónde dice que el hombre es más que la mujer? Yo creo que la gente debe mostrar sus capacidades sin importar el sexo”.

En casa no puedes gritar

Fuera del estudio es igual, Pablo confiesa. “Claro que uno no está en casa gritando y bailando como un loco”, dice, “pero en el estudio uno va creando un personaje, aunque no me gusta esa palabra. Se trata de ser más extrovertido y mostrar un rol de comunicador. En mi caso, me gusta conducir y entretener. En la vida no podemos andar a gritos. Pero no estamos sobreactuados”, aclara convencido de la espontaneidad del programa. “Somos así. Hablar de fútbol me apasiona”, dice el argentino que recibe la atención de la gente cuando anda en la calle.

“El programa tenía un formato muy estadístico y analítico. No concibo un medio de comunicación sin entretenimiento, sin el show. El Mundial le terminó de dar a la gente el entendimiento de que se podía hablar de fútbol, debatir y a la vez pasarla bien”, dice Giralt, quien además confiesa que fuera del trabajo sigue pensando en maneras para renovar el programa, pero no deja de ser un tipo de familia. Tiene, eso sí, dos años sin tomar descanso.

Hernán siempre agudo, en constante confrontación con Alex Candal, Fernando Petrocelli y la propia audiencia, sabe que el secreto del programa es que “es genuino. Se dio por generación espontánea.” Aunque reconoce ajustes “porque algunos no entendían como era el show o como abordar el personaje (entre comillas)”. No vacila en decir que lo mejor es que cada quien puede ser como es. “Nunca nos dijeron hay que decir esto o tú debes decir esto, o ser así. Cada uno expresa lo que quiere”, y para él eso es un valor fundamental para el éxito.

“Es necesario tener matices y roles. En el programa hay estudiosos del fútbol, estadísticas, roles. Cada quien encuentra su lugar reflejado en el programa.” afirma Pablo. “Cada uno tiene su lugar y la gente se va identificando con nosotros”, agrega Feler.

Para Pablo el programa no es convencional. “Acá tienes la música, el entretenimiento, color, podemos discutir un rato, pero yo siento que después de 20 minutos de discutir, la gente está cansada. Si no se hace tedioso. Una hora y media todos los días, tener a la gente atrapada hablando de fútbol no es bueno. Yo tengo en mente que el programa sea como un sitcom de los americanos; cada dos o tres segmentos hay un «gag». Acá, cada cuatro o cinco minutos debe pasar algo, para que no sea rutinario”.

Una gira excepcional

Tras uno de los tres programas en Caracas realizados en el auditorio de Empresas Polar, Hernán cuenta que “subió un señor con no menos de 80 años, con bastón y me dijo: ‘Feler, miro todos los días el programa, ¿me puedo tomar una foto contigo??”. Esa interacción con la audiencia es piedra angular para sus productores. “Con episodios así te enteras de lo mucho que se vive el fútbol, de los ocho años hasta los 80”, recalcó.

Siempre alejados de sus casas, este trío ha conseguido fortalecer su familia cuando pasan momentos juntos. Milena, recién casada, aunque ha dejado una legión de fans tristes por su compromiso eterno, ve con ilusión esta nueva etapa de su vida. Así por ejemplo, Feler se dedica en cuerpo y alma, según sus propias palabras, a sus hijos cuando está presente, así sus ausencias no se sienten tanto.

“En lo que a mí respecta, siempre ando conectado al programa”, dice Pablo. Claro, “estamos en un punto que bien nos vendría un descanso. No hemos parado desde antes del Mundial. Un descanso es necesario para refrescarnos, buscando ideas nuevas”. Hombre de casa, disfruta del día a día cuando la profesión se lo permite con sus hijos Lautaro y Facundo.

Hernán, en sus ratos libres, se la pasa con Thiago, Bianca y Luca, “ocupándome de estar con ellos, ver sus juegos. Estar siempre ahí”.

Ellos tres junto al resto del equipo de productores, técnicos y corresponsales del programa Fútbol Total, han apostado por un estilo diferente. Por los momentos, el tiempo les va dando la razón, no así el descanso prometido, ya que la Copa América será un capítulo más en su ajetreada vida. “Después. No sabemos cuándo habrá tiempo para relajarse”, como dijo Pablo.

Alex Candal: el sombrerero

En las transmisiones del programa desde la ciudad de Caracas, hicieron un enlace con Alex Candal, otro de los venezolanos que forma parte del programa. Aunque muchas veces le dan caña, como dicen los españoles, Alex, confiesa Pablo, “ha sabido entender la dinámica del programa y se adaptó muy bien al mismo. Lo entiende, dice cosas al límite y eso invita a discutir”. Alex Candal, corresponsal de DirecTV en España, le gusta lucir llamativos sombreros en algunas de sus intervenciones. “Es parte de todo”, dice el propio Candal, quien ha sabido ganarse un espacio entre los seguidores del show.

Fernando Petrocelli: el rey del baile

Ese swing caribeño cobra vida en Fernando Petrocelli. En el programa sus intervenciones sobre fútbol, sus análisis, sus proyecciones toman un descanso cuando el venezolano se levanta y “echa un pie”. El tema de bailar, que seguramente trae rotos de envidia a los argentinos, es parte de ese ambiente. No resta seriedad a lo otro, pero agrega, como señalan, ese momento de descanso. Fernando, graduado en la Universidad Santa María, forma parte del equipo de DirecTV desde 2007. Para él todo, con la seriedad del caso, “es parte de un show televisivo. La discusión es parte de eso mismo. En líneas generales, hay un muy buen grupo humano en el canal. Muy armónico”.

Punto de encuentro

Durante las discusiones en el set siempre hay desacuerdos, opiniones encontradas que enriquecen el debate, pero en un punto, al menos, Milena, Pablo y Hernán parecen estar de acuerdo. A la dirigencia del fútbol le hace falta revisarse, renovarse, cambiar.

Hernán Feler: Si, hay que cambiar mucho. Todo pasa por entender que no se puede seguir con la impunidad. Que se debe asumir la responsabilidad, por el bien de la disciplina. La dirigencia debe renovarse.

Milena Gimón: Creo que tiene que venir desde arriba. Debe haber autoridad. Debe haber respeto a la autoridad y eso se ha perdido en todos los aspectos de la vida. Desde respetar la luz roja de un semáforo hasta el fanático que cree que porque paga una entrada tiene derecho a insultar a los jugadores, a tirar una bomba lacrimógena o hacer lo que quiera. La impunidad del día a día se la llevan a la cancha. Las sanciones deben ser proporcionales a la pena. Mira lo del Boca-River, le echan ácido, gas a los jugadores y apenas cuatro partidos de sanción, que luego levantan. Hasta que no haya autoridad, no va haber respeto.

Pablo Giralt: Hay que buscar un recambio. Es cierto que el Estado influye en mucho. Estamos atrasados en muchas cosas, pero la dirigencia deportiva debe perfeccionarse. No basta con tener 70 años en un cargo para decir que sos útil. Los tiempos te piden que sepas lo que significa esta industria para bien o para mal, lo que significa el merchandising, la marca, los productos, terrenos. Todo es integral. En ningún caso, perpetrarse en el poder sirve. Debe haber cambio.

En Twitter

Hernán Feler @hfeler 110.000 seguidores. Periodista-Relator de DirecTV Sports, Fútbol Para Todos y Radio Mitre.

Pablo Giralt @giralpablo 216.000 seguidores. Periodista.

Milena Gimón @Milenagimon 136.000 seguidores. «Soy derecha en el tenis amateur, zurda en el fútbol; Te quiebro en una baldosa. Me maquillan y visten para la tele, cuando quieras estoy en DirecTV Sports».

Disfruta de la revista en Issuu

Revisa Tambíen

Hacedores de país, mundo e imagen del artesano ancestral

  La Fundación ArtesanoGroup reeditó el libro Hacedores de país, mundo e imagen del artesano …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.