jueves , julio 29 2021
Inicio / Reportaje / Casos y Rostros / Twitter es uno de los mejores ejercicios de estilo que he conocido

Twitter es uno de los mejores ejercicios de estilo que he conocido

El periodista español no tiene nada en contra del escritor peruano Mario Vargas Llosa. Pero asegura que no comparte su idea de que “Internet haya liquidado la gramática”. Todo lo contrario, considera que el lenguaje ha recibido muchos aportes positivos. Tanto así, que se animó a crear el primer Manual de Estilo para Nuevos Medios, del cual hablará en Venezuela durante el Seminario Diseño de la Información que se realizará el 22 y 23 de junio

Por Mirelis Morales Tovar — @mi_mo_to — Fotografías Carlos “Caque” Armas — @caquetorta

Puede que por su nombre de pila le resulte un total desconocido. Sobre todo, si usted no es periodista o no está vinculado con las redes sociales. Tanto es así, que en vez de presentarlo sólo como el periodista español Mario Tascón, tengo que obligatoriamente agregarle su identidad 2.0 @mtascon.

“Más o menos periodista. Me gustan los nuevos medios y alguno de los viejos. Hago lo que puedo”. Es su manera de presentarse ante su audiencia de 7 mil seguidores, quienes entre tweet y tweet reciben de su parte información relevante sobre cómo escribir en los nuevos medios, sobre el papel de los periodistas en las redes sociales y múltiples ejemplos de los íconos que se pueden utilizar en Twitter, usando para ello la etiqueta #twittergrafia. En fin, un usuario digno de concederle ese popular Follow Friday #FF, con que los twiteros reconocen la buena labor de algún miembro de la tuitósfera.

De más está decir entonces que Mario Tascón es un buen conocedor de los nuevos medios. Un referente en lo que a consultoría digital se refiere. Colocar los pormenores de su trayectoria profesional nos llevaría muchas líneas. Para que tenga una idea basta con saber que fue el impulsor de la página web www.elmundo.es, director general del área digital Grupo Prisa, maestro de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano de García Márquez y fundador de lainformacion.com, entre otros.

Su experiencia lo lleva ahora a asumir el reto de dirigir el proyecto del Manual de Estilo para Nuevos Medios, en conjunto con la Fundación del Español Urgente (Fundéu). Una guía multimedia que ayudará y enseñará al público en general —no sólo a los periodistas- a escribir tanto en los medios digitales, como en las redes sociales. Sea blogs, chats, twitter, facebook o cualquier sitio con que las personas se comuniquen.

“Ahora los editores ya no son sólo los convencionales, ahora es cualquiera. Nosotros no queríamos sólo ayudar a los periodistas. Sino que nos parecía que había un intento generalizado de escribir mejor, entonces esa debía ser la vocación del manual. Si se ha democratizado la publicación, también se tenían que democratizar las herramientas que están al servicio de una publicación de calidad”, comenta.

El manual se está desarrollando en varias etapas. El 15 de marzo se lanzó el blog www.manualdeestilo.com donde se sistematizan los usos básicos de cómo escribir para pantallas y se recogen tanto artículos como recomendaciones. Durante los próximos meses se espera un trabajo colectivo con editores de varias partes del mundo, con la idea de culminar su primera versión para julio.

Si quiere saber más, apúntese al 5to Seminario Diseño de la Información SDI2011, que se realizará el 22 y 23 de junio. Por allí estará @mtascon.

– ¿Hacer un manual de estilo para los nuevos medios no va en contra de la naturaleza libre de Internet?

– No es un manual normativo. Es un manual que recomienda buenas prácticas, que intenta buscar criterios. No es un lugar que exija que las cosas se tengan que hacer de esta manera. Hay cosas de gramática, ortografía y léxico que son las que son. Lo demás son sólo consideraciones de buenas prácticas. Que una lengua tenga criterios comunes no redunda en mal, sino redunda en un bien porque nos entendemos mejor. Además es un manual, que a diferencia de otros, no tiene una versión fija en papel. Sino que es un proyecto vivo que está cambiando continuamente, está inmerso en Internet. Yo creo que tiene varios elementos que esperamos que sean útiles. Hemos hecho un esfuerzo y esperamos que de algo sirva.

– ¿Qué clase de orientaciones se podrán conseguir en el Manual para Nuevos Medios?

– Aquí habrán recomendaciones básicas de gramática y de ortografía. Pero adicionalmente a esto, la Fundéu tiene una larga experiencia en las dudas lingüísticas. De hecho, una de los cosas que tradicionalmente ha tenido la Fundéu es el Vademécum, un diccionario de dudas. Va a haber un nuevo diccionario de dudas que lanzaremos con el manual que será el Vademécum renovado y modernizado, tanto en su contenido que estará adaptado a la nueva ortografía como en su presentación porque será hipertextual. Actualmente el Vademécum es una consulta de una base de datos que te devuelve un texto y un titular. No hay más. Estamos catalogando todo el material lingüístico en temáticas, si son dudas lingüísticas de tecnología, internet, de la política, de la administración y, por otra parte, dudas sobre los verbos, los adjetivos. Asimismo, si existen dudas sobre el significado, ortográfico u ortotipográfico. Todo ese material con más de 5.000 entradas formarán parte del material.

– ¿Por qué descartaron sacar una edición impresa del manual?

– Entendemos que éste es un manual para los nuevos medios, entonces podía tener una versión impresa, pero nos parecía interesante hacerlo on line, que fuera vivo. Aparte, estamos aprovechando el formato on line porque hay grupos de trabajo, la gente puede opinar, está abierta la discusión de las entradas. Es muy abierto.

¿Cómo canalizarán las recomendaciones o comentarios que recogen en el blog www.manualdeestilo.com para convertirlo finalmente en el manual?

– El blog crecerá para dar paso al manual. Pero ya podemos ver que los post del blog son susceptibles a ser comentados. Entre los comentarios hay de todo. Unos apoyan, otros rechazan, aportan algo. Eso permite que se mejore el artículo con los aportes, que se sugiera un nuevo artículo y que el autor sea el mismo que lo sugirió. La receptividad ha sido muy buena, poco a poco ha ido desarrollándose. Han habido días con más de 4 mil consultas. Es un número muy alto para algo todavía pequeño. Hoy el conjunto de artículos que hay no supera los 40. Hacía finales de junio y julio, con la incorporación de las dudas lingüísticas, estaremos a más de 5 mil artículos. Esperamos que la versión 1.0 del manual esté en marcha para este verano. La fecha que tenemos prevista es julio. En torno a esa fecha deseamos que el manual crezca notablemente con la incorporación de los demás elementos y prevemos que para septiembre podamos anunciar una etapa que seguirá hasta fin de año, en la que buscaremos nuevas fórmulas de divulgación del material. Vamos a incorporar elementos multimedia. Un poquito con el objetivo de darlo a conocer y de que sea útil.

– ¿No temen que con la velocidad con que cambian las cosas en los nuevos medios, todo ese esfuerzo caduque?

– No, porque es un trabajo abierto. Si fuera justamente un manual de papel, sí. Pero al ser web, esperamos que el propio mecanismo del blog lo vaya alimentando. La Fundéu lo va atender. Es un proyecto vivo que será supervisado. Y la Fundéu ya de manera recurrente hacía este tipo de labores. Es una organización cuyo objetivo es la observación lingüística. Ellos dan recomendaciones. Ven que en el idioma ha pasado esto, esta palabra se ha incorporado, el uso de esta palabra es este y la mayor parte de la gente que usa el castellano le está dando este uso. Entonces buscan que se sepa que esté uso es el correcto o esta manera de castellanizar es la más correcta. Como el ejemplo de la palabra tweet o el verbo tuitear que cada quien la escribe diferente.

– Mario Vargas Llosa es de quienes asegura que “el Internet ha liquidado la gramática” y que se vive una “barbarie sintáctica”. ¿Qué opina?

– Yo creo que —y con todo respeto porque Vargas Llosa sabe más que yo- lo que hay es todo lo contrario. Lo que sí sucede es que quien escribe mal se le ve más. Eso sí es verdad. Lo que pasa ahora es que se ha democratizado y, por tanto, los errores son públicos. Yo no creo que se escriba peor en otras épocas. Es más creo que en general, se debería escribir mejor. Yo creo que hay gente mejor educada y la gente joven está mejor preparada que mi generación. Es bastante humano que una generación critique a la que le sucede. Pero no lo creo. Para mí es al revés. Hay un elemento muy importante. Esto es comunicación pública. Hemos pasado de la comunicación privada a la comunicación pública. Un sms es una comunicación privada y los errores tienen que ver con escribir rápido, con ser poco cuidadoso por ser una comunicación entre personas en el ámbito privado. Pero ha habido un cambio importante en los últimos años sobre todo con las redes sociales, que ahora esa comunicación privada pasó a ser pública con lo cual podemos observar problemas sintácticos, léxicos, ortografías. En general, la gente va siendo consciente de escribir mejor. Yo cuido bastante los tweets que escribo, los repaso bastante. “Es más, alguna vez se me ha escurrido alguna cosa por muy mínima que sea y la pasó un poquito mal. Hay un cierto intento de escribir mejor”. Otra cosa que llama la atención a quienes no manejan estos medios es que hay ciertos elementos de la oralidad que se han introducido en el texto escrito y esos elementos efectivamente parecen una jerga distorsionante, en todo caso sinónimo de falta de ortografía. El uso de la “K”, por ejemplo. Quitar las consonantes es una manera de abreviar y no necesariamente implica un desconocimiento.

– ¿Cuáles serían entonces las mejoras que ha ganado el lenguaje con los nuevos medios para rebatirle la tesis a Vargas Llosa?

Twitter en concreto es uno de los mejores ejercicios de estilo que he conocido en la vida. Yo creo que titulo mejor desde que escribo en Twitter y edito mejor. He aprendido a usar mejor los verbos. No tengo dudas. Es un gran ejercicio diario. La facilidad que ahora nos conocemos quienes vivimos a los dos lados del atlántico. Todo fluye con más facilidad. Los vocablos, las expresiones. Ya no tardan años en ser conocidas, sino segundos en extenderse. Eso es enriquecedor. Eso es un elemento que trae Internet al lenguaje que es enriquecedor. La incorporación de palabras. El conocimiento de palabras que en algunos países  hispanohablantes se utilizaban, o en otros no se utilizaban, no se conocían, se habían perdido. Ahora fluye con una rapidez inusitada y eso es enriquecedor. La capacidad de poder copiar —en el sentido positivo de la palabra- lo que otros escriben y como otros escriben. Poder fijar con facilidad en gente que sean buenas guías en la escritura. No estaba al alcance tuyo conocer a los autores sólo en un tipo de comunicación. Yo sigo a Cristina Ribera Garza (@criveragarza), por ejemplo, porque me gusta como escribe, aprendo de lo que escribe, la veo escribir frases cortas, en su vida diaria, con expresión en un entorno diferente que el literario. Todo eso es enriquecedor para el idioma y para todos nosotros. Lo veo más positivo.

Revive la experiencia del Impreso On-line

Revisa Tambíen

Hacedores de país, mundo e imagen del artesano ancestral

  La Fundación ArtesanoGroup reeditó el libro Hacedores de país, mundo e imagen del artesano …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.