miércoles , junio 9 2021
Inicio / Ecología / Mundo Animal / Tortugas bajo amenaza global

Tortugas bajo amenaza global

Su extinción es uno de los temas que debe preocupar a la sociedad. Las tortugas en Venezuela y en el mundo enfrentan cada vez con mayor rigor un medio ambiente hostil y su protección es fundamental para el equilibrio ecológico

Por Hans Graf

Galápago de Maracaibo y Cabezón del Zulia no son para nada calificativos que pretendan ofender al gentilicio zuliano, por el contrario son los nombres de dos especies de tortugas -entre otras muchas-, amenazadas y en estado vulnerable por efecto del consumo humano, la caza indiscriminada o la contaminación.

Las primeras son muy apreciadas para la dieta de los pobladores del sur del lago, mientras que la segunda -no por cabezona-, no ha sido acosada como fuente alimenticia por su raro aspecto y el olor desagradable que desprende al momento de su cocción, pero ambas se ven afectadas por las condiciones de sus hábitats, aunque cuenten con algunas áreas protegidas para su desarrollo. A estas tortugas se unen otras como la Cabezona, la Verde marina, la Arrau o la Carey, ésta última en peligro crítico, que completan parte de una lista de especies que debe recibir la protección adecuada para garantizar su permanencia.

Caparazón de altos kilates

En Venezuela, de acuerdo a los datos del Libro Rojo de la Fauna Venezolana, se contabilizan cerca de 254 especies de reptiles distribuidas en 3 órdenes, 22 familias y 105 géneros. Las tortugas son reptiles que conforman 7 familias con un total de 21 especies, de las cuales 5 son marinas, 2 terrestres y 14 de agua dulce.

Las más comunes en el país son el morrocoy sabanero y el pecho quebrado, que pertenecen a las especies terrestres. Pero entre las que ven amenazada su subsistencia se encuentra la tortuga Carey, que es una de las especies que aunque no constituye atractivo por su carne, su caparazón la convierte en blanco de la depredación pues tiene múltiples colores desde el naranja, amarillo, marrón, negro o blanco. Éste ha constituido siempre un producto codiciado y cuyo kilo de placas llega a venderse por 1000 dólares estadounidenses en el mercado negro, pese a las limitaciones y vedas impuestas para su explotación. Ésta especie pone de 120 a 160 huevos a la vez y construye su nido cerca de la Uva de playa. Las espuelas para gallos de pelea suelen elaborarse con este material, entre otros utensilios.

En el caso de la tortuga Verde marina, las hembras adultas pueden llegar a medir 1,20 metros de longitud y pesar más de 130 kilos, es otra de las especies marinas en peligro en las costas venezolanas. Está en todos los mares tropicales del mundo y aunque en Venezuela es la más abundante, no deja de sufrir las amenazas de su entorno, por el alto valor de su carne y sus huevos. Otra causa de mortandad es la pesca de arrastre, la cual ha sido limitada en Venezuela tras nuevas leyes y regulaciones, así como por la invasión y modificación de sus zonas de reproducción.

Para tender una mano

Varios programas de conservación, así como regulaciones internacionales procuran sentar las bases para evitar la extinción de ésta y otras especies. Entre estos programas destacan los de adopción simbólica para recabar fondos, como los de Fundación La Tortuga, que contribuyen a involucrar a la gente a través de aportes anuales. Incluso contemplan programas corporativos. También está Tortuadopción.com, que parte de la iniciativa de CICTMAR (Centro de Investigación y Conservación de Tortugas Marinas) en conjunto con Widecast y la red de conservación de tortugas marinas en el Gran Caribe, y que abre una ventana para la interacción pues se puede visitar los nidos y, si se tiene suerte, ver tortugas desovando.

Otros mecanismos se constituyen a través de la llamadas áreas de conservación y veda, así como la protección de las zonas de anidación a las cuales, con precisión, retorna el animal en cada ciclo de desove.

El cuidado de las tortugas es fundamental por el papel que juegan en el equilibrio biológico. Aunque tardan en alcanzar la madurez, una vez obtenida, pueden vivir por muchos años más, pero siempre se debe recordar que aunque pueden reproducirse por mucho tiempo más, la tasa de mortalidad es elevada. De cada 1000 tortuguillos, en promedio solo 2 a 3 llegan a edad adulta.

Si te llegas a encontrar una tortuga en una playa, no la ataques, evita gritar o hacer movimientos que la pongan nerviosa o la asusten. Si es de noche, no prendas la luz. Debes verificar que no esté poniendo huevos, ya que si no está en este proceso, podría ser que tiene problemas y requiere asistencia para regresar al mar. Siempre conviene ubicar autoridades o expertos que ayuden a su movilización, aunque se pueden tomar algunas medidas como protegerlas del sol y aplicarles paños con agua sobre el caparazón para evitar que se sequen. Su cuidado y protección depende en buena medida de la actitud que la gente adopte para preservarlas.

Coordenadas para ayudar http://tortuadopcion.com Twitter: @CICTMAR Fundación La Tortuga http://www.fundacionlatortuga.org Revive la Experiencia del Impreso On-line

Revisa Tambíen

Hacedores de país, mundo e imagen del artesano ancestral

  La Fundación ArtesanoGroup reeditó el libro Hacedores de país, mundo e imagen del artesano …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.