martes , agosto 9 2022

Sombras en el palacio Yusupov de Moika

Lo que se esconde tras las puertas de este palacio. Obras de arte, música, odio y un crimen

Texto y Fotos: María Ángeles Octavio — mariaoctavio@yahoo.es

Una puerta pequeña de 90 centímetros se abrió mientras Harina, nuestra guía en San Petesburgo, nos pedía que bajaramos con cuidado. Veníamos de conocer espacios suntuosos y de magnitudes estrambóticas en la parte superior del palacio y nos intrigaba a donde conducía este hueco sombrío y algo discordante con la residencia que veíamos de visitar. Las escaleras eran estrechas y la iluminación escasa. Había un poco de humedad. Harina bajó el tono de voz y comenzó a contar que en ese cuarto habían conversado Rasputin y Feliz Yusupov la noche en la que mataron al primero.

“Era un espacio agradable, la mesa estaba llena de manjares”, continuó Harina narrando mientras veíamos la comida reproducida y congelada en el tiempo. Seguía “los mejores vinos esperaban decantados dentro del más fino cristal”. Sorprendía y asustaban las dos estatuas de cera de los personajes que petrificadas no tocaban nada, ni siquiera respiraban. Harina continuó susurrando, lo que no sabía el huésped era que todo contenía cianuro. Altas dosis de ese veneno para causar una muerte instantánea. Ninguno de los dos probaba nada ni frente a nuestros ojos, ni aquella noche del 16 de diciembre de 1916. Felix Yusupov sudaba y sudaba.

¿Quién fue Felix Yusupov?

El último príncipe Yusupov fue Félix Yusupov II, Conde Sumarokov-Elston. La sensibilidad de Felix lo hizo dedicar tiempo y dinero a trabajos caritativos, aunque también vivió una vida extravagante y licenciosa. Se comenta que era homosexual y que salía de noche disfrazado de cabaretera con las joyas de su madre. Elemento que lo delataba porque eran reconocidas por su calidad y distinción. Entre 1909 y 1912 estudió en Inglaterra y en 1914 se casó con la Princesa Irina de Rusia, sobrina del zar Nicolás II, un matrimonio que resultó bien avenido y feliz. Tuvieron una sola hija en 1925, Irina Yusupova.

¿Quién fue Rasputin?

Gregori Efimovich nació en la Siberia Occidental en 1872. Se decía que tenía poderes sobrenaturales y los zares lo llamaron para que tratara al zarevich Alexis de la hemofilia, ningún médico había logrado sanarlo como lo hizo Rasputin. Entonces él se convirtió en el protegido de la emperatriz Alexandra. Todas las decisiones que se tomaban en el palacio de los zares eran consultadas a este hombre. La aristocracia rusa no creía en este campesino, pero él tenía tal capacidad de convicción que nada pudo detener su escalada dentro del poder del gobierno del zar Nicolás II. Bajo su venia se organizaron banquetes que terminaban en grandes orgías que eran revestidos de un halo místico que a tenuaba cualquier observación. Poseía una mirada penetrante, tenía el porte de un guerrero bravo y una barba oscura hacia imaginar una fuerza extraña detrás de aquel simple hombre.Se presentaba como un hombre de Dios y como decía que el mayor placer de Dios era perdonar pecados, cometía atrocidades.

El final de Rasputin

Dejamos la narración del principio en suspenso para poner a los lectores en el mood de la historia. Ya con toda esta información podemos cerrar y poner fin. Harina, nuestra guía, nos reunió para seguir contando los hechos y continuó: Imagínense al príncipe Yusupov y Rasputín sentados en este sótano lleno de manjares, con una decoración cuidada y la chimenea llena de leños crepitantes. Sigue, los amigos del príncipe habían dispuesto todo al detalle y esperaban en el piso de arriba el desenlace ansiado. Una versión dice que Rasputín había sido invitado a una fiesta que era un engaño, convidado a bajar a este privado para hablar con calma con el anfitrión de la fiesta. La otra versión dice que la invitación era para conocer a Irina la mujer de Yusupov, esta versión ella la niega en una entrevista que le hicieran con motivo de la película que contó la historia Yo maté a Raputín.

Rasputín y Yusupov hablaron animadamente durante bastante tiempo. Rasputín comentando sus triunfos, respecto a todos los intentos de asesinato que había sufrido. El príncipe, tratando de equilibrar sus nervios. El tiempo corría y rasputin no probaba bocado. De pronto, Rasputín aceptó una copa de vino y comenzó a comer los dulces sin dejar de hablar. Parecía menos aprehensivo.

A pesar de toda la comida y el vino que ingirió, el hombre no caía muerto. Yusupov se preguntaba cómo era esto posible. Hasta que de pronto Rasputin parece haber sospechado algo, pues comenzó a sentir los síntomas, y se puso en pie, y el principe sacó su arma y le disparó al corazón. El hombre se desplomó. Al oir el ruido, los hombres de arriba, Purichkevich, el doctor Sukhotin y el gran Conde Demetri Pavlovich, bajaron corriendo y en el camino tropezaron con el príncipe y dejaron sin luz el sótano. Cuando pudieron arreglar lo de la luz, revisaron el cuerpo de Rasputin y corroboraron que estaba muerto. Ahora tendrían que deshacerse del cuerpo.

El plan era llevar el cadáver a la isla Petrovski. Estaban muy asustados, Felix regresó al sótano para asegurarse que efectivamente estaba muerto. Yusupov se acercó y lo jamaqueó. No saben cómo Rasputín se puso de pie, su ropa estaba lleno de sangre, tenía espuma en la boca y los ojos se le salían de las órbitas del odio. Casi les da un infarto a todos. Comenzó un forcejeo y Yusupov logró escapar y subir. Cuando volvieron a bajar, el hombre no estaba en la estancia, había salido por una puerta que debía estar cerrada. En el patio interno se enfrentaron de nuevo a él y le dispraron hasta matarlo de verdad. El cuerpo cayó ahora sobre la nieve. Ellos estaban convencidos de que aquel acto había salvado a Rusia. Así cierra Harina su relato.

El exilio del príncipe

Luego de la muerte de Rasputín en 1916, Yusupov fue exiliado a Crimea, pero regresó a San Petersburgo al año siguiente, para encontrar la ciudad en masivo desorden a raíz de la Revolución de Febrero. El matrimonio preparó entonces sus más preciosas pinturas de Rembrandt y su fastuosa joyería. En abril de 1919 abandonó Rusia para viajar a Londres. En 1920 se fueron a París y compraron una casa en Boulogne-sur-Seine, donde vivieron la mayor parte de sus vidas. Por un tiempo abrieron la casa de modas; Irfe, llamada así usando las primeras dos letras de sus nombres, Irina y Félix. Por el resto de su vida Yusupov estuvo obsesionado por la muerte de Rasputín y sufría de pesadillas. Murió en la capital francesa en 1967, a los 80 años de edad. Toda la vida lo persiguió este acto de asesinato.

María Rasputina

Hija de Rasputin. Luego de la muerte de su padre y de tener que irse al exilio, María encontró empleo como institutriz en París, para mantener a sus dos pequeñas hijas. Después de que Félix Yusupov publicó sus memorias detallando la muerte de su padre, María demandó a Yusupov y al Gran Duque Demetrio Románov en una corte parisina, reclamando $800.000. Los acusó de asesinos. La demanda de María no procedió pues la corte francesa determinó que no tenía jurisdicción sobre un asesinato político que tuvo lugar en Rusia.

María publicó la primera de tres memorias sobre Rasputín en 1932, titulada Rasputín, Mi Padre. Tuvo muchos trabajos en diferentes países entre estos los Estados Unidos donde murió a la edad de 79 años.

El palacio Moika en San Petesburgo

Recorrimos los canales hasta que apareció en el malecón del río Moika un palacio amarillo muy hermoso por sus líneas clásicas. Nos pasaron rápido porque Harina tenía todo concertado y entramos a un lugar lleno de lujos. Hoy en día funciona como centro cultural pero conserva los interiores originales del siglo 19 y principios del 20.

Se pueden ver los gustos de los diferentes príncipes y sus aficiones. Al entrar al teatro de estilo barroco uno emite un sonido de sorpresa, porque es impresionante que detrás de una puerta de una supuesta casa, se esconda tal majestuosidad de teatro. Otra de las salas que me impresionaron fue el Gabinete Turco con su estilo oriental. Otras de las salas están decoradas con un estilo imperio y otras con estilo neoclásico. murales, tallados, trabajos en mármol, los espejos, las arañas doradas, las diferentes caras de seda y el piano. Una joya de museo. Los Yusupov reunieron en su palacio una gran colección de pintura, esculturas y objetos de artes. Parcialmente esta colección se exhibe en el museo.

En 1918, después de la Gran Revolución Socialista de Octubre, el Palacio Yusupov fue expropiado y las obras de arte fueron vendidas a martillo. En 1958 los interiores del palacio sufrieron mucho daño por un incendio y las obras de restauración duraron mucho tiempo. En 1987 se abrió el Teatro Musical de Cámara donde ahora suelen pasar los conciertos y veladas literarias. El museo se puede visitar en su totalidad, hay que hacer cita con una guía privada para poder bajar al sótano donde ocurrió el crimen.

Pueden buscar la película Yo maté a Rasputin y sus memorias, si les interesa ampliar la información. En Youtube hay varias entrevistas.

http://nobleyreal.blogspot.com/2011/05/la-casa-de-yusupov.html

www.islaternura.com/…/Yusupov2003octubre/YusupovBIO.htm

www.spartacus.schoolnet.co.uk/RUSyusupov.htm

Revive la experiencia del Impreso On-line

Revisa Tambíen

Hacedores de país, mundo e imagen del artesano ancestral

  La Fundación ArtesanoGroup reeditó el libro Hacedores de país, mundo e imagen del artesano …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.