domingo , agosto 1 2021
Inicio / Reportaje / Ser un buen creativo es aprender a ver dos veces

Ser un buen creativo es aprender a ver dos veces

Por Yarlis González — @yarlisgonzalez

“En los momentos de crisis sólo la creatividad es más importante que el conocimiento”, es una de las frases célebres dichas por Albert Einstein. Y es que para muchos, crear puede ser simplemente dejar volar la imaginación, mientras que para otros es saber manejar la subjetividad, aún más cuando de hacer cosas para sus propias marcas se trata. Este es el caso de Alberto Ciammaricone, un publicista de profesión, director creativo estratégico de la Agencia Aerolínea Creativa y Druckhaus, quien desde hace más de 20 años se dejó envolver por la esencia de este mundo sin límites.

Para Ciammaricone ser un buen creativo es aprender a ver dos veces, y no conformarse con las primeras ideas que llegan a su cabeza. Considera que todos somos creativos y lo aplicamos a diario, partiendo de la subjetividad, cuando elegimos nuestra ropa, el nombre de nuestro perro o la ruta a la oficina, por ejemplo.

“Para ser un buen creativo hay que ver dos veces, hay que entender a la gente, aunque no nos guste, porque comunicamos para ellos, para vender cosas que probablemente no necesitan”, precisa.

Una manera de llamar la atención con su agencia es el diseño de sus propias tarjetas de presentación, la cual tiene forma de boarding pass. Recuerda que la definió con su socio Iván Crespo, años después de creada su empresa, como sello referencial del concepto que los define: “viaje, movimiento, volver a volar, aterrizar y atender es parte de nuestro trabajo”, destaca el creativo.

“La curiosidad y la constante investigación debe ser la esencia de cualquier persona que trabaje o viva de la creatividad”, comentó.

– ¿Cuántas campañas ha desarrollado como creativo?

– Han sido muchas, pero las más memorables han sido las desarrolladas durante estos últimos diez años, desde el momento que fundé Aerolínea Creativa, porque desde entonces el contacto y las recomendaciones comenzaron a fluir, y las grandes campañas comenzaron a nacer gracias a la confianza que genera el vínculo directo con el cliente.

– ¿Cuál ha sido su campaña más ambiciosa?

– La próxima campaña, la que está por hacerse.

– ¿Por qué un boarding pass como tarjeta de presentación?

– Nació luego de muchos años sin tarjetas, queríamos una idea que rompiera los esquemas. Surgió después de un viaje de trabajo hablando con mi socio, en mi escritorio estaba el boarding pass del vuelo en el que recién había llegado, lo tomé, leí mi nombre y le dije a mi socio “tenemos tarjeta”. Inmediatamente nos sentamos a trabajar en cómo sería y un par de horas más tarde ya estaba saliendo para la imprenta. Hoy en día hemos entregado más de diez mil tarjetas.

Para Ciammaricone son incontables las experiencias que ha vivido como creativo, por lo que hoy día considera que los reconocimientos obtenidos dejan de ser relevantes cuando comienza a involucrarse con proyectos y campañas que aportan beneficios directos a la sociedad. Tal como lo vivió en 2010 con Nike.

“Más allá de la mera industria publicitaria hicimos un proyecto para la marca Nike y sus zapatos Air Force 1 intervenidos, en el que participaron artistas venezolanos, el resultado en ventas fue donado a favor de los niños de la Fundación Una Mano Amiga (UMA); para todos como marca fue una enriquecedora experiencia. Esta iniciativa fue seleccionada y estuvo presente en noviembre 2010 en la Bienal de diseño latinoamericano en Madrid a la cual fuimos invitados, este es el tipo de reconocimiento que nos gusta, que realmente llena”, finalizó.

Revive la experiencia del Impreso On-line

Revisa Tambíen

Hacedores de país, mundo e imagen del artesano ancestral

  La Fundación ArtesanoGroup reeditó el libro Hacedores de país, mundo e imagen del artesano …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.