domingo , abril 18 2021
Inicio / Reportaje / Ser kiosquero es más que cobrar y dar el vuelto

Ser kiosquero es más que cobrar y dar el vuelto

Mary Bastidas: La señora del kiosco

Por Yarlis González — @yarlisgonzalez

La señora Mary Bastidas es una mujer muy cordial, simpática y dinámica. Está al frente del Kiosco Candy que queda ubicado en la tercera Transversal con tercera Avenida de Los Palos Grandes, un punto comercial con más de 30 años de existencia, convertido en referencia para muchos vecinos y personas de diversos lugares de Caracas que llegan en carro, bicicleta, moto o caminando.

¿Se ha imaginado usted cómo transcurre el día a día de un kiosquero? ¿Cómo hace para comer algo caliente, tomar un descanso o incluso ir al baño? o ¿cuán rentable es este negocio?…

Resulta complejo poder imaginar estos escenarios, aún más cuando no se cuenta con infraestructura que cubra las principales necesidades. Realmente hay que vivir de cerca esta experiencia.

“Ser kiosquero es muy sacrificado, no te puedes ausentar ni un segundo, se dificulta todo a la hora de ir al baño”, dice la señora Bastidas, quien asegura que la buena atención es fundamental para que el cliente regrese y se sumen nuevos compradores.

El kiosco Candy es un pequeño espacio donde se pueden conseguir revistas, tarjetas telefónicas, barajitas, chucherías, bebidas, y hasta afeitadoras. Su dueña comenta que son una pequeña empresa, cuya relación comercial es básicamente trabajar con distribuidores de productos de consumo masivo, para satisfacer los requerimientos de sus vecinos principalmente y de aquellas personas que ya tienen un sentido de pertenencia con este lugar.

Desde hace nueve años Bastidas atiende de lunes a sábado este kiosco, comenta que más que la misma inseguridad lo que mayormente le preocupa es la velocidad de los carros, ya que ellos están ubicados en plena esquina donde transitan cientos de vehículos a diario.

Con respecto a la rentabilidad de su trabajo, señala que el éxito del negocio está en la buena administración. “Este es un negocio que no puede ser manejado como una caja chica” agrega.

De su competencia, dice que siempre será buena, porque así el cliente tiene para elegir. Además menciona que la zona de Los Palos Grandes tiene excelentes referencias, por la trayectoria de muchos kioscos. “Malo es que el cliente busque y no encuentre, no se cómo son los kioscos de otros municipios, pero en este sector la competencia es bastante buena” comenta.

La dedicación y entrega que muestra Bastidas se evidencia cuando a sus clientes de tradición los identifica a distancia y le tiene a mano los artículos de costumbre. La sonrisa y atención es su mejor herramienta de venta.

Revive la experiencia del Impreso On-line

Revisa Tambíen

Hacedores de país, mundo e imagen del artesano ancestral

  La Fundación ArtesanoGroup reeditó el libro Hacedores de país, mundo e imagen del artesano …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.