sábado , abril 10 2021
Inicio / Reportaje / Radioafición: ¿una reliquia del pasado?

Radioafición: ¿una reliquia del pasado?

¿Conoce usted qué es un radioaficionado? ¿dónde están? ¿tienen cabida en ésta era del Internet, las redes sociales y los teléfonos inteligentes? Conozca más de este mundo mágico que no para. Ellos no se desconectan jamás

Por Yarlis González — Fotografía: Carolina Márquez

La era del Internet, el crecimiento de las redes sociales y la actualización constante de los teléfonos inteligentes hace que las comunicaciones cada vez sean más inmediatas. Pero hay más, ya que por décadas radioaficionados en todo el mundo han experimentado y mantenido nuevos canales de comunicación que suelen ser más efectivos cuando todo falla.

¿Sabe usted qué es un radioaficionado? Es una persona común que tiene un permiso para operar y transmitir todo tipo de información, a través, de frecuencias también conocidas como bandas. Pueden operar desde su residencia, oficina, desde la montaña o en una isla, por citar ejemplos, sólo dependen de antenas y frecuencias, están capacitados para manejarlas ante cualquier emergencia. Un radioaficionado no conoce de fronteras, es capaz de establecer contacto con otro radioaficionado en cualquier lugar del mundo y saber de forma inmediata qué ocurre en ese lugar. Cuando dos radioaficionados entran en comunicación reciben el nombre de DX.

La estadística mundial de radioaficionados incluye a la realeza, entre ellos se encuentra el Rey Juan Carlos de Borbón, quien disfruta de este hobbie desde hace muchos años y es conocido por las siglas: EA0JC; al igual que el Rey Hussein de Jordania a quien identificaban como: JY1.

En Venezuela está el Radio Club Venezolano, creado por radiodifusores el 30 de enero de 1934. Este club es una organización sin fines de lucro que viene a ser el alma mater de la radioafición en el país. Su actual presidente, Alfredo Medina, conocido en el argot de radioaficionados como el: YV5SSF, manifestó que de las 2000 personas activas en el territorio nacional, 600 son miembros del Radio Club. Según estadísticas existen 60.000 radioaficionados certificados en el país.

Los permisos son otorgados en el país por Conatel y los radioaficionados pertenecen a la Cámara de Radio Venezolana. Medina habla de la radioafición como una pasión. “Somos experimentadores que manejamos un lenguaje técnico especializado, usamos el código telegráfico (morse) así como el código fonético internacional y nos regimos por una legislación. Somos un facilitador inmediato de ayuda para los medios de comunicación y entes nacionales”, expresa.

Para muchos es una fuente de inspiración, como lo fue para Joe Taylor (el K1JT en la radioafición) Premio Nobel de Física 1993.

La radioafición es parte del mundo que ha cambiado

La historia se ha encargado de demostrar con hechos que los radioaficionados han sido motor de cambios en el mundo, aún cuando la radioafición ya no es igual a la de antes, lejos de desaparecer, como muchos creen, ellos han desarrollado tecnología que hoy es utilizada por la mayoría, como por ejemplo el VOIP, creado por Jeff Pulver, certificado WA2BOT, pionero en voz sobre IP y co-fundador de Vonage.

Otros aportes tecnológicos incluyen: SMS y Wi-Fi, al punto de tener el récord en alcance de Wi-Fi o de 382 kilómetros utilizando routers inalámbricos Lynksys y una antena casera ubicada en un cerro llamado el Águila de El Salvador.

Más allá de la tecnología que actualmente es usada, los radioaficionados a escala mundial han estado involucrados también con aportes a equipos especializados y sofisticados de instituciones como la NASA, para el transbordador Space Shuttle Atlantis y sistemas de evaluación de sus satélites.

Sus aportes definitivamente han sido valiosos desde el punto de vista cultural, tecnológico y social. Guillermo González Camarena conocido como el XE1GC en la radioafición, es el inventor de la TV a color. Por si fuera poco, ya en la década de los cuarenta, se pensaba en algo que ahora es llamado satélite, cuando un grupo de radioaficionados a bordo de un globo construído en Estados Unidos – con un fin aeronáutico o de investigación no especificado- decidió probar la calidad de esta reliquia, experimentando cobertura de transmisiones en el aire, instalando un transmisor alimentado por baterías, antena y pocos vatios.

Medina destaca que el mundo de la radioafición jamás se ha quedado detrás de la tecnología, porque experimentan con la tecnología, al punto de poder transmitir imágenes a cualquier parte del mundo, desde la instalación de un software que es creado por un radioaficionado conectado a un computador, hasta el establecimiento de comunicación por radio chat.

“El radioaficionado por ser improvisado no se desconecta jamás. Se puede conectar de una batería de carro e informar a cualquier lugar. Cuando todo falla, producto de una catástrofe, el radioaficionado es el único que no colapsa”, refirió Medina.

Un radioaficionado es admirado por su meticulosa pasión, su capacidad y escaso interés comercial. En el año 1958 se formó la Red Nacional de Emergencia en Venezuela, con el fin de que radioaficionados brinden apoyo a los entes gubernamentales del país en todo lo relacionado con las comunicaciones.

En tragedias como el deslave de Vargas, Medina recuerda que fueron los radioaficionados quienes activaron la comunicación para poder informar de lo que estaba ocurriendo. Asimismo, en el terremoto de Haití, una comisión compuesta por dos radioaficionados venezolanos, fueron invitados por la División de Comunicación de las Fuerzas Armadas Nacionales (Dicofan) para transmitir información a Venezuela durante más de un mes.

Alfredo Medina es abogado de profesión con 30 años de ejercicio y “radioaficionado y radioescucha por hobbie, desde hace quince años”, como él mismo cuenta.

Conociendo más de qué necesita un radioescucha para su óptimo funcionamiento, el presidente nacional del Radio Club Venezolano señaló que depende de una esmerada capacitación, así como de antenas y radios multibandas preferiblemente, para poder tener alcance internacional, aunque también llevan consigo un portátil de frecuencia de 2 metros que sólo es utilizada para establecer comunicación local.

– ¿En qué se fundamenta el código de ética del radioaficionado?

– El código de ética es muy claro: Un radioaficionado no puede usurpar la identidad de otro, debe estar atento ante cualquier emergencia, ante cualquier ayuda y ser respetuoso en su comunicación.

– ¿Cuáles son los conocimientos básicos que requiere un radioaficionado?

– En el Radio Club nosotros tenemos un pénsum de estudio de 80 horas académicas, que es lo requerido por Conatel para optar a la prueba que te certifica. Incluye 20 horas de técnica de operaciones, 16 horas de electricidad y electrónica básica, 12 horas de cultura general, 12 horas de telegrafía, 8 horas de lenguaje técnico y 8 horas de legislación. El próximo taller comienza en julio.

– ¿Quiénes pueden optar a ser radioaficionado?

– No importa cual sea la profesión que tengas. Ser radioaficionado te permite conectarte cuando quieras y hacer amigos en muchos lugares del mundo.

– ¿En qué se diferencia el radioaficionado de la radiodifusión?

– La principal diferencia es que el radioaficionado no se beneficia económicamente de esto, mientras que la radiodifusión depende de lo comercial.

– ¿Qué otros aportes ofrecen a la sociedad?

– Siempre estamos dictando talleres gratuitos para informar a las comunidades de lo importante y necesario que es que haya un radioaficionado en su zona; manejamos contenidos sobre riesgos y cultura ante sismos; estamos en contacto permanente con grupos de rescates y tenemos en proyecto ir a los colegios, visitar aulas de sexto grado en adelante, para explicarles a los niños qué es la radioafición. Todo esto con el fin de captar nuevos radiaficionados, pues a partir de los 12 años se puede obtener certificado.

– ¿Cómo saber si estamos frente a un radioaficionado en potencia?

– Si te gusta experimentar e inventar cosas, conectar tu computador a equipos inusuales, pensar en qué puede contrinuir al suscitarse una emergencia, eres un radioaficionado en potencia.

El Radio Club Venezolano cuenta con la representación internacional de la Unión Internacional de Radioaficionados (IARU), que principalmente le proporcionan facilidad de frecuencia. Para obtener mayor información puede visitar la página www.radioclubvenezolano.org

CÓDIGO FONÉTICO INTERACIONAL:

A — Alfa

B — Bravo

C — Charlie

D — Delta

E — Eco

F — Foxtrot

G — Golf

H — Hotel

I — India

J — Juliet

K — Kilo

L — Lima

M — Mike

N — November

O — Oscar

P — Papa

Q — Quebec

R — Romeo

S — Sierra

T — Tango

U — Uniform

V — Victor

W — Whiskey

X — X-ray

Y — Yankee

Z — Zulu

Revive la experiencia del Impreso On-line

Revisa Tambíen

Hacedores de país, mundo e imagen del artesano ancestral

  La Fundación ArtesanoGroup reeditó el libro Hacedores de país, mundo e imagen del artesano …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.