viernes , mayo 7 2021
Inicio / Reportaje / Casos y Rostros / Parece chocolate, pero no es

Parece chocolate, pero no es

Si el cuerpo humano no es simétrico, entonces ¿por qué vestirnos y andar por el mundo todos iguales? Los chicos de Hot Chocolate Design alimentan un poquito ese ego que todos tenemos de querer lucir diferentes y destacar por ahí con diseños que no se repitan. Lo mejor de todo: sin gastar sumas millonarias

Por Yubelitze Angarita Borges

Si usted busca un calzado o accesorio que se parezca a lo tradicional que ve en la calle, olvídelo, éste no es el dato. Ahora, si por el contrario quiere salir de lo convencional y que se le queden viendo por lo curioso de lo que está usando, lea un poquito más y conozca a los creadores de la marca Hot Chocolate Design.

Carolina Aguerrevere (diseñadora gráfica) y Pablo Martínez (ilustrador) son los artífices que se encuentran detrás de los zapatos y demás accesorios que llevan cuatro años rompiendo esquemas y marcando un estilo bien particular, donde el atrevimiento y la disparidad son el “made in” que los identifica.

“Estábamos cansados de vestir y calzar lo mismo; entonces le dije a Caro que se atreviera a hacer algo diferente. Empezamos estampando las telas y pensamos: ¿Por qué hacer los dos zapatos iguales si tenemos pies diferentes? ¿Quién inventó esa regla tan antipática en la que los dos zapatos tienen que ser iguales? Porque si te pones a ver tienes un pie derecho y el otro izquierdo, uno camina delante del otro”, señala Pablo.

Lo que siguió fue un boom que los tomó por sorpresa. Cherry, el primer diseño, marcó sensación y el comienzo de una reacción en cadena que demostró la gran aceptación y la necesidad que tenían los consumidores jóvenes y no tan jóvenes de usar algo diferente.

“Cuando tú entras a una tienda de zapatos ves que casi siempre son los mismos colores, beige, marrón o negro, porque son los más fáciles de usar y combinar. Nosotros nos atrevimos a romper con esa monotonía y a fabricar zapatos que fueran bien diferentes al resto, hasta en las suelas. Entre esos primeros estaban los modelos Cherry, Habana, Polen, Flora y Fauna. Algunos pueden verse todavía en la tienda de la página web, otros ya no están en existencia porque eso sí tenemos nosotros, producción limitada. Si se terminó un modelo, no vuelve más, y eso le da exclusividad”, cuenta Carolina.

¿Cuál es el origen de la marca?

El cuento es raro y hasta parece cabalístico, según afirma Pablo. “Fuimos al Hatillo a ver si la inspiración afloraba. Tomándonos un chocolate caliente, que de paso nos gusta full, nos pusimos a darle vuelta y vuelta a la cabeza hasta que en una de esas Caro se paró y ¡Plum!, me derramó la taza encima. Bastó eso para que ella dijera: ‘bueno, será chocolate caliente?, y así nació el nombre de la marca”.

Con una atracción por lo retro y un olor a nostalgia que sale humeante desde que se abre la web www.hotchocolatedesign.com, ellos accionan la memoria del comprador. Eso se debe al toque que imprime Pablo con su atracción hacia las décadas de los años 50, 60 y 70 y su afición por coleccionar juguetes, revistas, empaques o simplemente, como asegura Carolina, “cualquier perolito que se encuentra”.

Además, se declaran perfeccionistas y divertidos en su trabajo, algo evidenciado en la energía que imprimen a sus diseños y como terminan bautizándolos. “No te creas que lo pensamos mucho. Se nos ocurre algo y ya, porque si nos ponemos a pensar en qué le gusta a la gente, si les parece o no y si está de moda, dejaríamos de disfrutarlo, y eso es fundamental para nosotros”, advierte Carolina.

Entre gustos y colores

“Nuestro target es súper amplio y nos damos cuenta en los pedidos que nos hacen por internet. No hay distinción de zona o edad. Otro detalle es que aunque tenemos mercancía colocada en algunas tiendas de Caracas y el interior, cuidamos mucho que sean sitios que vayan en la misma línea de nuestro producto, porque no queremos perder esa identidad”, comenta Carolina.

Les han hecho pedidos desde Canadá, México, Japón y Argentina (donde se cuenta a la ex esposa de Gustavo Cerati). ¿Qué más les falta? ¿Vestir a Madonna, será? Carolina ríe y contesta con una duda que suelta al aire: “No sé, tal vez el próximo año cuando saquemos los zapatos con tacón o las suelas plateadas para las mujeres”.

Por los momentos continuarán innovando en las líneas que tienen actualmente (zapatos, bolsos, portamonedas, estuches, muñequeras, billeteras, franelas, tacos de notas y pines) y se encaminan a estrenar el primer trimestre de 2009 con novedades en los artículos para el hogar y la línea de trajes de baño, que tuvo un pequeño estreno este año con un lote chiquitico, que para variar, voló.

Los caballeros también tendrán lo suyo en calzados, correas y billeteras. Para los pequeños habrá sorpresas en las Mini Chocolaticas y las nuevas Baby Chocolaticas.

“Hay muchas personas que traen cosas hechas afuera y acá se vuelven locos por usarlas. Nosotros queremos hacerlas en Venezuela con la misma calidad”, afirma Pablo. Agrega que las colecciones continuarán por algo en lo que ambos están claros: “Esto fue hecho para comenzar y no parar”.

Revisa Tambíen

Hacedores de país, mundo e imagen del artesano ancestral

  La Fundación ArtesanoGroup reeditó el libro Hacedores de país, mundo e imagen del artesano …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.