sábado , junio 12 2021
Inicio / Reportaje / Casos y Rostros / Ogleidis Suárez: La chica sexy del boxeo

Ogleidis Suárez: La chica sexy del boxeo

Por Iralis Fragiel – Fotos: Cortesía Everlast Sus movimientos sutiles, piruetas y soltura al bailar reflejaban a una Ogleidis Suárez. Esa que impresionó al público en Dancing with the Stars, que transmitió TVN en 2012, con sus movimientos de cisne y su rítmica elegancia. Esa misma chica se transforma en el cuadrilátero, prepara su gancho, y es capaz de noquear a cualquiera en su categoría.

Dos maneras de sentir florecen en el interior de esa mujer: La niña Ogleidis Suárez. Una boxeadora para quien es importante la coquetería y la femineidad. Un ejemplo de que se puede triunfar en un mundo masculino sin perder el glamour.

Desde que tuvo claro que su pasión era el boxeo no se apartó de esa meta. Sin embargo, también la sedujo la pasarela y tomó clases de modelaje. Y es que ella cuando sale al cuadrilátero o al escenario, lo “hace con todo”. En entrevista con Sala de Espera devela algunos de sus secretos.

¿Por qué escogiste el boxeo como deporte? Supongo que tiene que ver con que tus hermanos también son boxeadores.

-Si, efectivamente mi hermana, mi hermano y un tío eran boxeadores, y mis hermanos me llevaban al gimnasio en las tardes para cuidarme, porque mis padres trabajaban. Yo llegaba de la escuela y me iba con ellos al gimnasio, donde entrenaban. Cuando tenía 10 años me decidí a pelear y a los 11 años ya participé en mi primera pelea.

¿Cómo era la Ogleidis niña? ¿A qué jugabas cuando eras pequeña?

– Jugaba con muñecas, pero me gustaban los juegos de niño: practicaba básquet, volaba cometas, a pesar de que no había encontrado el deporte que me llenara. Estuve en karate, danza, me encanta bailar, pero a nada le metía tanto corazón porque nada me llenaba. Así que encontré en el boxeo mi pasión. Este paso también coincidió con la separación de mis padres y el boxeo fue una manera de drenar la ira que sentía por eso.

¿Cómo logras conciliar el mundo del boxeo, que es tan rudo, con el del modelaje? A simple vista parecen dos visiones antagónicas.

-Yo nunca he querido ser una persona del montón. Tuve la oportunidad de ser campeona nacional en Venezuela y cuando cumplí 17 años me vine a Panamá porque en mi país no era legal el boxeo profesional femenino. Cuando llego a Panamá veo el mismo patrón de la mujer boxeadora que veía en Venezuela: esa mujer un poco descuidada, mal arreglada, algo tosca. Así que me pregunté cómo romper ese patrón. Comencé a entrenar duro, pero también a arreglarme e ingresé a la academia de modelaje de Tania Hyman y luego probé con Katty Pulido International. Quería ser más sutil, más delicada, saber qué ponerme de acuerdo a la ocasión y aprender a arreglarme.

¿Qué puertas te ha abierto el haber tomado clases de modelaje?

-El poder estar en la televisión y ser tomada en cuenta por los canales panameños, como TVN y TVMax, en programas como “Minuto final” y “Buenos días”. También participé en “Dancing with the Stars” y he podido ser imagen de algunas marcas deportivas. Acá en Panamá, dónde esté, la gente me reconoce y me trata con mucho cariño.

¿Qué aprendizaje has cultivado en todo este recorrido?

– Que el ser humilde te hace lograr muchas cosas buenas. Saber ganarte a las personas con nobleza y darles a entender la calidad humana que uno tiene, es lo máximo. Panamá me ha dado muchos logros y estaré eternamente agradecida. Me siento súper comprometida y feliz de estar acá. Nunca se han cerrado las puertas, todo lo contrario: cada día se abren más.

¿Cómo haces para que tu cara no sufra transformaciones por los golpes y qué rutinas de belleza sigues?

-Trato de hacerme faciales, me hago tratamientos en casa para mantener el cutis suave, disimular las ojeras y los morados. En el gimnasio, en el que actualmente trabajo, hay un spa y siempre me atiendo allí. Lo que más me cuido es la cara y los dientes, pues es mi carta de presentación.

En el tema de pareja, ¿no se intimidaban tus pretendientes al saber que eras boxeadora?

– Al principio, algunos pretendientes me decían que dejara el boxeo y yo los dejaba a ellos. Tenían miedo de que me molestara y les diera un golpe. Pero nunca he tenido el privilegio de pegarle a un novio. El golpe más duro para una persona es ignorarla y hacerle sentir que no fue el hombre indicado. Actualmente tengo un novio, con el que tengo dos años, es empresario, un hombre muy emprendedor, tiene 40 años, me apoya mucho y cada proyecto que tengo en mente lo realizamos, me asesora muchísimo en lo que es mi vida deportiva. Creo que está más pendiente de mi agenda que yo. A veces uno no puede ser egoísta en ese sentido. Quizás si él fuera boxeador no nos complementaríamos tanto.

¿Cómo es un día en tu vida?

-Estaba en un curso de locución y ya lo terminé. Cuando tengo pelea me paro a las 4:30 a.m. a correr, llego a mi casa a las 5:30 a.m., duermo un rato hasta las 9:00 a.m. Me arreglo y voy al gimnasio hasta el mediodía. De 12 del mediodía hasta las 4:00 de la tarde descanso y de 5:00 p.m. a 8:00 p.m. estoy dando clases en un gimnasio que se llama Divas Fitness y Spa, donde soy instructora de boxeo. Me gusta leer mucho y soy adicta a las redes sociales.

¿Cuáles son tus planes futuros, tanto en el boxeo como en la TV?

-Voy a pelear a principios de diciembre. La defensa del título se realizará en Lima-Perú, el día 15, y por primera vez pelearé con la actual campeona mundial de boxeo femenino, Kina Malpartida, en la categoría superpluma. Mi plan a corto plazo es unificar mi título y a largo plazo debo estar abriendo mi propio gimnasio para inculcar el boxeo tanto a hombres como a mujeres. Y en la televisión siempre me llaman para participaciones especiales y hacer comentarios deportivos.

Revisa Tambíen

Hacedores de país, mundo e imagen del artesano ancestral

  La Fundación ArtesanoGroup reeditó el libro Hacedores de país, mundo e imagen del artesano …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.