miércoles , abril 7 2021
Inicio / Reportaje / Mustang y Volkswagen dos leyendas, dos estilos de vida

Mustang y Volkswagen dos leyendas, dos estilos de vida

Conducir el famoso “Pony car” o un “Escarabajo” despierta en sus dueños la pasión por mantener viva una leyenda de cuatro ruedas

Por Yarlis González

En la actualidad hay diversos clubes automovilísticos que reúnen a los dueños de vehículos de un mismo modelo, con el fin común de alimentar y mantener viva una leyenda de cuatro ruedas, tal es el caso de los famosos Escarabajo de Volkswagen y Mustang de Ford, vehículos que de una u otra manera han dejado huellas en la historia automovilística a escala mundial, al punto de marcar considerablemente el estilo de vida de sus propios dueños.

En Caracas en el año 97 nació el Club Mustang de Venezuela, actualmente presidido por Juan González; un año más tarde se formalizó el club VW Caracas-Venezuela de Volkswagen, cuyo presidente es Carlos Villafranca. Son dos grupos de personas totalmente apasionados por sus vehículos con características y formas totalmente diferentes.

“Andar en un Mustang es amar la velocidad”

Juan González de profesión comerciante es padre de familia, casado, tiene tres hijos y su hobbie es conducir su Mustang GT color blanco año 2007. Kevin Blanco Uribe es otro miembro clave en el club Mustang de Venezuela, es el tesorero y junto a González son la llave para lograr el buen funcionamiento de su organización. Kevin conduce un Mustang GP color gris año 2007 y tiene un clásico rojo de colección año 68. Ambos coinciden en que la motivación principal de conducir un Mustang, es por la adrenalina que se siente al estar a bordo del carro más famoso de todo el mundo.

“Conducir un Mustang definitivamente marca tu estilo de vida” – dice González. “No sólo disfrutas del carro, sino que también despiertas la pasión en otros por el carro. Por eso nuestro slogan dice: ´Embellece el camino, conduce un Mustang”

Blanco Uribe, por su parte, se refiere a este modelo como uno de sus “juguetes preferidos”.

“Siempre buscamos la excelencia en el vehículo y el Mustang lo tiene todo. Tiene fuerza, es cómodo, viene con todos los juguetes que deseas si amas la velocidad. Definitivamente son nuestros juguetes caros, pero valen la pena, porque nos hace sentir seguros y confortables”.

El presidente del club manifiesta que estar conformados como club les permite salir de la rutina, drenar su pasión de una manera más organizada y compartir como amigos. “Somos principalmente un club de amigos en el que compartimos una misma afinidad, nos gusta la velocidad, nos apasiona el mismo carro, pero creamos conciencia. Es una organización en la que además consolidamos la relación familiar porque organizamos paseos, hacemos parrillas y nos olvidamos de la rutina”, comenta.

González aclara que toda actividad que demande altas velocidades o piques, la realizan en lugares idóneos, como la pista de Turagua, donde prueban sus carros bajo supervisión valiéndose de un equipo de seguridad que incluye cascos, para evitar cualquier accidente.

“El Mustang es un carro veloz, por eso debemos ser conscientes de no abusar en la ciudad. Nos oponemos a los piques callejeros que cada día enlutan a más hogares”, enfatizó.

En la actualidad el Club Mustang de Venezuela cuenta con 117 “mustangueros” como miembros. Hace 14 años tan sólo eran 16 socios. Además de Caracas hay otros 12 clubes de Mustang en el territorio nacional.

-¿Quién puede formar parte del Club Mustang de Venezuela?

– Kevin: “En eso somos muy cuidadosos, por la seguridad de los miembros y por la imagen del club; no queremos a nadie que nos genere problemas. El carro debe estar en excelentes condiciones y sus dueños deben ser personas sociables.

-¿Son un club exclusivo?

– Juan: “No somos exclusivos, somos un grupo que llamamos la atención”

-Define en una frase qué significa ser “mustanguero”

– Kevin: Es ser un apasionado por el vehículo y su conducción.

-¿Qué piensan del tunning: mejora o deforma el Mustang? ¿Tiene cabida dentro del club?

– Kevin: No podemos cambiar el carro porque pierde su esencia, el tunning deforma el vehículo por completo. Nosotros somos fanáticos del Mustang y admiramos el carro que está realmente diseñado, de hecho se busca mejorar pero dentro del lineamiento que nos manda Ford o las casas de EE.UU, quienes nos dan tales directrices.

-¿Alguna anécdota con un Mustang?

– Juan: “Anécdotas son muchas, pero una anécdota reciente la vivimos el año pasado cuando yendo a Mérida nos pararon en una alcabala en la principal de Barinas, pensamos que nos iban a multar pero lo más divertido fue cuando los guardias nos pidieron que hiciéramos una exhibición de piques (risas)”.

El Club Mustang de Venezuela pertenece al Mustang Club of América desde su fundación en el año 2000. Para seguir promoviendo la pasión por este vehículo, hacen exhibiciones en las principales ciudades del territorio para que el público pueda fotografiarse con los vehículos y compartir más detalles de este “Pony car”. Asimismo realiza eventos de escuela de manejo en la pista de Turagua para sus miembros, con instructores de manejo especializados, con el propósito de que cada involucrado conozca verdaderamente su vehículo y cree responsabilidad. Paralelo a esto, son invitados con frecuencia a apoyar las válidas de piques, a las cuales —afirman- sólo asisten los miembros calificados para tal fin. “En esto somos muy estrictos en la calidad y las condiciones del carro, así como en la responsabilidad del conductor; la idea es compartir en estos eventos, no pasar un mal momento”, destaca González.

Como proyecto a corto plazo la junta del club se ha propuesto hacer otros eventos de carácter social para colaborar con niños y ancianos, que pronto darán a conocer a través de su portal www.mustangclubdevenezuela.com . En esta página los admiradores de este vehículo podrán seguir más informaciones.

“Ser dueño de un Volkswagen es sentirse protector de una tradición”

Carlos Villafranca es biólogo de profesión, ejerce la docencia y se muestra como un hombre apasionado por el Escarabajo de Volkswagen; está casado y tiene dos hijos que comparten su pasión. Conduce un Súper Escarabajo motor 1600 año 71, con el cual asegura sentirse pleno por tener en sus manos el control de una leyenda.

“Pienso que el transcurrir del tiempo hizo que la gente se encariñara con este vehículo, por su forma que lo hace distinto a los demás vehículos, así como por su economía e historia. Es único en su estilo, por eso decidió crear el Club VW Caracas_Venezuela, para no permitir que desapareciera una leyenda que recorrió el mundo entero; no hay rincón del planeta donde un Escarabajo Volkswagen no haya rodado por vías estructuradas y no estructuradas. Por eso seguimos adelante”, destaca con pasión Villafranca.

Este club se fundó con cinco miembros, y a pesar de que se han acercado muchas personas, en la actualidad son dieciocho integrantes los que han decidido mantener su compromiso y una lealtad por ese pequeño automóvil. Su presidente destaca que a partir del nacimiento de este club, otras personas se motivaron en otras regiones de Venezuela y formaron sus clubes. En la actualidad hay registrados 32 clubes en el territorio nacional y como primicia ya han constituído la Federación Nacional de Clubes Volkswagen de Venezuela, con la finalidad de continuar expandiendo su alcance no sólo a escala nacional, sino internacionalmente con las Federaciones de otros países.

– ¿Ser dueño de un Escarabajo Volkswagen define su estilo de vida?

– Así es, ser dueño de un auto como éste es sentirse protector de una tradición, es cuidar la historia. Además se disfruta cuando vas con tu Escarabajo y las miradas de la gente se dirigen hacia el carro; muchas veces ya con una sonrisa y una respuesta clara y precisa le dices: “No se vende” (risas).

-¿Por qué Volkswagen y no otro vehículo?

– Porque es el carro que nació para quedarse en el corazón de todos los habitantes del planeta, es fiel y es distinto a todos los carros que se han podido fabricar en el mundo

– ¿Qué tiene este carro que otro modelo no tenga?

– Su economía, su bajo mantenimiento y su personalidad (porque los Escarabajos tienen su personalidad. (risas)

– ¿Qué significa ser “volkswaguero”?

– Tener en su poder una joya creada para nunca desaparecer.

-¿Qué ventajas ofrece pertenecer al club VW Caracas?

– Nos reunimos una vez por semana, compartimos familiarmente, organizamos paseos y asistimos a eventos en todo el país, inclusive hemos llegado a Brasil y Colombia haciendo lazos de fraternidad con compañeros volkswagueros de esos países.

-¿Qué planes tienen como club a corto plazo?

– Estamos estructurando un sistema de auxilio vial que se extenderá por el territorio nacional, propio para los socios de los clubes.

– ¿Qué se necesita para ingresar al club VW Caracas?

– La base es el vehículo, tener muchas ganas de pertenecer a esta familia y asistir a tres sesiones contínuas para compartir con el grupo; una módica inscripción de BsF. 200 y una mensualidad de BsF 20. Con el pago de la inscripción el socio recibe su carnet, una franela, una camisa, una gorra, un juego de calcomanías para el vehículo y una revisión por nuestro mecánico estrella “Pachi”.

Sobre el tunning, Villafranca refiere: “es un estilo y es parte de lo que con Volkswagen Escarabajo se puede hacer, no deforma para nada su imagen, al contrario, le da más realce y que otros quieran tener uno igual”

Vale mencionar que el Escarabajo es único en su estilo, nació en la antesala de la Segunda Guerra Mundial para dotar a la población alemana de un medio de transporte confiable, seguro y económico. Para conocer más detalles de los volkswagueros puedes visitar www.clubvwccs.com

Revive la experiencia del Impreso On-line

Revisa Tambíen

Hacedores de país, mundo e imagen del artesano ancestral

  La Fundación ArtesanoGroup reeditó el libro Hacedores de país, mundo e imagen del artesano …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.