lunes , junio 7 2021
Inicio / Reportaje / Casos y Rostros / Misterios que atraen a la humanidad

Misterios que atraen a la humanidad

A lo largo de la historia, son numerosos los fenómenos que permanecen inexplicables: explosiones, desapariciones, monstruos marinos, figuras que aparecen en la naturaleza… son tantos, como las preguntas que aún los rodean

Por Yubelitze Angarita Borges “La cosa más maravillosa que podemos experimentar es lo desconocido. Es la fuente de todo el verdadero arte y la verdadera ciencia”.

Albert Einstein

La necesidad de crear un mundo ordenado es pulsante, al igual que lo es el deseo por conocer lo inexplicable. Numerosas investigaciones se han realizado para hallar las razones, pero aún son muchos los misterios que permanecen sin resolver y tal pareciera que a la humanidad le gusta que así se mantengan. Los siguientes son sólo algunos de los enigmas cuyas respuestas quizás algún día sean develadas o, por el contrario, se convertirán en relatos de nunca acabar.

¿Qué pasó en Tunguska?

El 30 de junio de 1908, la región de Tunguska, en Siberia Central, Rusia, amaneció con una poderosa explosión que hasta la fecha no ha podido ser explicada. En fracciones de segundos, una zona frondosa, de 2.000 kilómetros cuadrados, quedó devastada e incendiada. Los inmensos árboles fueron derribados como ramitas y sus copas proyectadas a muchos metros de distancia, en dirección sur. Los animales perecieron de inmediato y las personas cayeron al piso por la onda expansiva.

Simultáneamente, en el resto del mundo, sucedieron fenómenos extraños. El cielo sobre Europa oriental y Asia occidental brilló con una extraña fosforescencia que perduró durante unas noches. También se registraron ondas sísmicas.

No fue sino hasta 1921 cuando se inició la primera expedición liderada por el doctor Leonid Kulik quien, junto a sus colaboradores, descubrió el epicentro de la explosión. La teoría que hasta entonces tenía más peso -la de la caída de un meteorito- perdió fuerza cuando no sólo se encontró que no había restos, sino que tampoco había un cráter.

A la versión del meteorito se contrapuso la del ingeniero soviético y autor de ciencia ficción, Alexander Kazantev, quien publicó en Moscú el libro La explosión (1946). Allí defendía la idea de que se tratase de una nave espacial equipada con una bomba nuclear, la cual explotó por alguna razón desconocida cuando entró en la atmósfera terrestre.

En 1959, un cuerpo de científicos e investigadores creó la Expedición Interdisciplinaria e Independiente a Tunguska (EIIT). Uno de sus descubrimientos fue el de las perturbaciones abruptas del campo geomagnético que ocurrieron pocos minutos después de la explosión.

Más recientemente, entre los años 1999 y 2002, investigadores de la Universidad de Bolonia descubrieron mutaciones genéticas en la vegetación y alteraciones en el Rh de la sangre de algunos habitantes de la zona.

La competencia entre las dos tesis —meteorito y nave espacial- parecían ser las más fuertes hasta que apareció la del cometa, que ganó una aceptación inmediata y generó posiciones enfrentadas. Lo cierto es que las tres teorías son defendibles, pero siguen existiendo rasgos que derriban sus liderazgos. Hasta ahora, ninguna puede asegurarse como respuesta final a este acertijo.

Las líneas de Nazca

El misterioso valle de Nazca, en Perú, guarda uno de los más grandes misterios arqueológicos de Sudamérica: las Líneas de Nazca, un conjunto de figuras zoomorfas y geométricas que cubren una extensión de más de 500 km2 y que fueron grabadas hace 1.500 años.

La mayoría de estos surcos consisten en una línea, que corre unos cuantos cientos de metros o algunas veces hasta kilómetros a través del desierto, entre las ciudades de Nazca e Ica, al Sur de Perú. Hay dos categorías: figuras antropomorfas, animales e imágenes abstractas halladas en las laderas de las colinas para ser vistas por los que transitan por el valle, y figuras en la superficie plana de la pampa, visibles sólo desde el aire. Esto arroja las primeras preguntas: ¿Con qué intención fueron hechas? ¿Para ofrecerlas a espectadores que podían observarlas desde lo alto, es decir, que podían volar? Los motivos son todavía desconocidos.

Atribuidos a los indios nazca, lo que sobresale de sus dibujos no es sólo la exactitud con que se trazaron sobre la tierra, sino también el estilo artístico. Aún no existe una explicación clara de su significado, pero han sido catalogadas por algunos expertos como calendarios astronómicos y senderos rituales. Algunos ufólogos han afirmado que los dibujos son como señales para comunicarse con extraterrestres o pistas para el aterrizaje de los “habitantes del cielo”.

Un grupo de científicos japoneses descubrió hace algunos años nuevas líneas con formas desconocidas hasta ahora, con lo cual aumentaron las incógnitas acerca del significado de estas gigantescas figuras.

Los círculos en los campos de trigo

Otros gigantescos diseños que extrañamente surgieron en la naturaleza fueron los círculos que empezaron a aparecer hacia finales de los años setenta, en Australia, y que luego se reprodujeron a comienzos de la década de los ochenta sobre los fértiles campos del sur de Inglaterra, en Wiltshire, Hamshire y Saisbury, entre otros lugares. Lo mismo ocurrió en 2008 en Argentina, Italia, China, Estados Unidos y Rusia. ¿Algo más curioso? El fenómeno fue registrado en el año 814 de la era cristiana, en Lyon, Francia.

La descripción de este fenómeno apunta a unas especies de huellas circulares, donde las espigas de trigo, cebada o avena aparecen como acostadas, no aplastadas y en espiral, hacia el centro de la figura. Son visibles desde el cielo, como las Líneas de Nazca.

Numerosas explicaciones intentan hacer razonable el surgimiento de unas figuras complejísimas, de gran belleza. ¿Serán fenómenos naturales producto del geomagnetismo terrestre o fenómenos climatológicos? ¿Es posible que hayan sido hechas por otras personas, de noche, sin que nadie las viera, a pesar de que pasaran muchas horas aplastando las espigas en una amplia extensión?

Los ufólogos señalan extrañas esferas de luz que aparecen ruidosamente y revoloteando por la zona, como si revisaran las figuras.

Lo cierto es que un conjunto de círculos con un significado desconocido tiene un mensaje que aún no podemos descifrar.

El Triángulo de las Bermudas

El mar contiene tantos misterios como su inmensidad. Fantasmas y desapariciones extrañas de barcos y aviones son grandes enigmas atribuidos a una zona en particular: el Triángulo de las Bermudas.

Los vértices de la figura geométrica están entre las islas Bermudas, Puerto Príncipe y la Península de Florida, un perímetro que parece tragarse embarcaciones y aviones cuyos restos luego nunca aparecen (el “Vuelo 19” desapareció el 5 de diciembre de 1945).

Una niebla súbita, compases girando alocadamente, la interrupción de las comunicaciones y extrañas luces en el horizonte forman parte de las descripciones que han quedado sobre una de las zonas con mayor tráfico marítimo en el mundo. De buques como el Cotopaxi, Rubicón, Sandra, Connemara IV, Marine Sulphur y un largo etcétera jamás volvió a saberse nada. Algunos transportaban tripulaciones enormes como el Cyclops, que se esfumó el 4 de marzo de 1918 con 309 tripulantes a bordo.

Un fuerte electromagnetismo en la zona, burbujas de gas metano submarino y hasta la corriente del Golfo han sido algunas de las explicaciones que intentan aclarar lo que sucede en esa franja del mar. Pero no todos los accidentes y desapariciones pueden explicarse tan fácilmente. El misterio continúa hasta hoy.

El monstruo del Lago Ness

Otro de los lugares más inquietantes del mundo es el Lago Ness, un profundo lago de agua dulce ubicado en las Tierras Altas de Escocia donde parece habitar una criatura marina, fotografiada por primera vez en 1933 por Hugh Gray.

La clásica imagen de un reptil acuático de largo cuello y robusto cuerpo, de entre 3 a 6 metros de largo, se ha convertido en el relato más conocido sobre extraños habitantes del mundo marino. Durante años, los criptozoólogos han investigado los varios avistamientos de esta criatura que juega a ser descubierta y, de vez en cuando, aflora a la superficie.

Fotografías y videos hay muchos, así como también relatos extraños. Lo cierto es que Nessie atrae. Su parecido en gran medida a saurios acuáticos hace pensar que si se trata de un animal perteneciente a un período muy antiguo de la historia del planeta.

Así se comprueba lo que bien se sabe: bajo la masa acuática, existe un mundo por descubrir.

Revive la experiencia del impreso online!

Revisa Tambíen

Hacedores de país, mundo e imagen del artesano ancestral

  La Fundación ArtesanoGroup reeditó el libro Hacedores de país, mundo e imagen del artesano …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.