domingo , junio 26 2022

Me fascina jugar con lo absurdo y provocar

Ella pasa de ser vista como una chica trivial, de las que juegan a ser “casi mala” y luego salen corriendo. Va con todo como cantautora, tiene dos discos y ya el primero tuvo una mención en la revista Rolling Stone Latinoamérica. Le gusta el pop y defiende que no por ser un género popular tiene menos calidad, al final hay otros ingredientes que marcan la diferencia

Por Yubelitze Angarita Borges — @Yubelitze – Fotografía: Indra Rodríguez

Sus letras no se van con rodeos, a veces con picardía otras con ironía, interpreta lo que siente y así es como prefiere mostrarse, al natural. La revista Rolling Stone Latinoamérica mencionó sobre su primer trabajo discográfico: “Hay cierta inocencia en lo que hace, se percibe incluso un nivel de estilismo sonoro en su propuesta”. Otros la identifican como “la chica que canta la canción del comercial de la galleta” y ella no se molesta, pues todos los caminos conducen a Roma y si ésa es una de las vías para hacer llegar sus canciones al público, bienvenida sea.

Judy Buendía no salió a cantar de la nada. Es licenciada en Comunicación Social, pero antes cursó la licenciatura en Composición en la Escuela de Música Ars Nova donde se graduó y posteriormente estudió en Berklee College of Music de Vocal Performance (Boston). Esto la impulsa a defender la formación musical como base para una carrera artística y saber cómo hablar con los músicos en su idioma.

En la escuela aprendió arreglos, armonía moderna y tradicional, y orquestación; y en la vida se ha adiestrado en saber cómo defenderse con inteligencia, en un mundo artístico en el cual los hombres son los que mandan.

— Irreverente, ¿con causa o sin causa?

Con y sin. Con causa cuando me dicen que hay patrones establecidos para hacer las cosas, pero ¡qué va!, pienso que no hay una alternativa, hay miles. Y sin causa sólo cuando quiero molestar (risas).

— Pareces inquieta por naturaleza. Desde pequeña pasaste por el estudio del cuatro, el violín, órgano y por último la guitarra. ¿Querías ser multi- instrumentista o probar sonidos para saber con cuál te quedabas?

No, es sólo que mi madre no quería que estuviese ociosa en la casa, por eso me metía en cuanta clase de música existiese. Jamás entendí su sorpresa cuando le dije que me dedicaría a la música: “¿Eso es una carrera?”, me preguntó (risas). Hoy día es mi mayor apoyo.

— Te graduaste en composición y también participaste en las obras de teatro Aldemaro, La Canción de Caracas, Billo, revista musical, Navidad con Billo y Le Cuartet Up. ¿Pura vena artística?

Mucha. Y más allá de eso, cuando me mudé de Puerto La Cruz a Caracas (en el año 2000) mi prioridad era estudiar y conocer a fondo todas las aristas de la música. El teatro me lo puso el destino al frente y lo disfruto muchísimo.

— Con mucha frecuencia se ve cómo surgen voces femeninas que suben como la espuma y luego como la espuma se desvanecen ¿Cómo sobrevivir en un mundo artístico que favorece más a los cantantes masculinos que a las voces femeninas?

— Creo que debes tener un lado masculino muy desarrollado porque este ámbito está regido mayormente por hombres. No hablo de artistas, hablo del recurso humano que la gente no ve. Debes saber hablar con los músicos en su idioma, por eso hago hincapié en el estudio; tener una buena reputación y una intuición muy afilada para escoger la gente con la que trabajas. No me sé todas las claves porque apenas estoy empezando, pero tener presente todo lo que mencioné, me hizo producir mi segundo disco.

Entre canciones y estilos

— Tu primer álbum, Judy Buendía y Los Impostores, tiene mucha influencia de reggae y ska, y es notable que fue producido por Horacio Blanco. Luego das un vuelco con el disco La Cantante Calza 37 ½, mucho más pop con influencias del ska, reggae y rocksteady, esta vez producido por ti y otros notables profesionales. ¿Es con el estilo del segundo disco con el cual más se identifica Judy?

— Definitivamente. Hice lo que me dio la gana a la hora de grabar, prácticamente estuve sola en el estudio, nadie frenó mis locuras. La única persona ahí era Hugo Fuguet (en la Ingeniería de sonido) y también lo permitió. Yo pasaba de la risa, al llanto, a la explosión, a la desesperación, y todo ocurría en la cabina. Libertad plena.

— Muchos de los temas en La Cantante Calza 37 ½ tienen una base pop y a veces disco. Sumado a que llevas un estilo colorido al vestir, son ingredientes que trasladan a la década de las años 80 y 90 y tú creciste en ese mundo musical. ¿Nostalgia por esos sonidos?

—Para nada, no soy nostálgica con relación a las épocas, más bien vivo pensando en el futuro (como buena acuariana). Me gustan los colores, siento que la música está llena de ellos.

— Tus letras siempre hablan de extremos y así defines: “Le canto al hombre que amo, al que detesto, del que me burlo, del que aprendo. Del que me río y al que también le he llorado”. ¿Vives todo así intensamente?

Sí, soy intensísima. Y aunque las canciones pueden venir en cualquier momento y uno simplemente las canaliza, sin duda debo tener mi cuarto ordenado y limpio para recibir mejor el mensaje. Sin embargo, cuando estoy en esos extremos soy incapaz de componer 3 líneas.

— ¿Te gusta hacer sufrir para que crean, como en tu canción, que eres “casi mala”?

En el mundo en que vivimos todo es demasiado rápido. En la mañana conoces a alguien, al mediodía se besan y en la noche se lo presentas a tus padres. Por eso en la canción Casi mala digo “ya casi me vas a tener, ya va… aguántate un pelo”.

— En ocasiones sucede que te reconocen como “la que canta la canción del comercial de la galleta”. A veces es una suerte “pegarla” comercialmente de esa manera y para otras personas eso es venderse. ¿Qué opinas?

La canción la hice para mi disco, no para la galleta. Cuando los ejecutivos la escucharon en la radio la quisieron para el comercial. Y con el prestigio que tiene esa marca, no pude negarme. Le doy gracias a Dios por eso.

— Si llega un momento en el cual el público ya no te responde, como dices en una de tus canciones, “¿te retirarías elegantemente?”.

Yo no hago música sólo para que el público responda, la hago para expresarme, desahogarme y liberarme. De hecho, no fabrico las canciones, no digo “voy a hablar de tal o cual cosa”. Simplemente canalizo un mensaje y soy honesta conmigo misma, si a la gente le agrada o no, bendito sea.

Con la música y los músicos

— No se escuchan casi baladas en tu voz. ¿Anti-balada?

Me encantan, por eso las economizo. En el disco La Cantante Calza 37 1/2 hay una balada llamada Intangible que pienso será inolvidable en la mente de muchos.

— El tema Ojalá pulsa al trópico y en él se escucha que compartes con Pablo Estacio, de Bacalao Men. ¿Disfrutas esos géneros? ¿Tocas el cuatro en esta canción?

— El cuatro lo tocó Daniel Barón (productor de 2 temas de este disco) y no sólo está Pablo, también Memo Morales que canta parte de los coros. Memo y yo nos conocemos de la obra Fiesta con Billo, en la cual interpreté a Emilita Dago. Yo lo adoro y para mí es un inmenso honor tenerlo ahí.

— Eres la primera mujer suramericana en tener canciones en el video juego Rock Band. Los temas son Rompecabezas y Me elevas, ¿cómo se dio?

Me escribieron desde Canadá para hacerme la propuesta, yo pensé que era una broma, luego resultó ser cierto. Hablamos y ahora tengo 2 temas ahí para que la gente juegue. ¡Grandioso!

— ¿Lo digital es lo que manda ahora? ¿Un artista que no esté montado en esa ola, no está en nada?

— Ciertamente. Las redes sociales son gran parte del marketing del artista y digitalmente pueden hacer llegar tu música al mundo.

— ¿Qué estilo no interpretarías nunca porque no va contigo?

— Si la letra y la melodía son mías y lo demás es simplemente un ritmo, haría cualquier cosa.

— ¿Crees que casos como el de Adele puedan reivindicar la calidad por encima de lo comercial?

— Comercial es todo aquello que se vende, tanto Adele como todos los discos del mundo son comerciales desde el mismo momento en que lo sacan a la venta. Ahora, hay música más pop (popular) que otra. El hecho de que sea pop —porque le llega a todo el mundo- no quiere decir que sea mala, al contrario, habría que averiguar qué ingrediente tiene para que sea tan exitosa.

Coordenadas: www.judybuendia.com | Twitter: @judybuendia

DISCO La Cantante calza 37½

La mayoría de los arreglos de esta segunda producción discográfica fueros hechos por Santos Palazzi y participaron músicos de la talla de Víctor Mestas, Rodner Padilla, Adolfo Herrera, Hugo Fuguet, César Orozco, Vladimir Quintero, Horacio Blanco, Patafunk, Diego el Negro, Andrés Barrios, Memo Morales y Simón Hernández. El CD fue mezclado en Miami por dos venezolanos de amplia trayectoria: el ganador de 8 premios Grammy, César Sogbe; y masterizado por el también ganador de 5 Grammy José Blanco. Además, contó con el apoyo de Daniel Barón, quien produjo los temas Para mi bien y Escapo, mientras que Germán Landaeta produjo la balada a piano y voz, Intangible.

Baúl de sorpresas….

¿Qué cosas te elevan como mujer?

El amor.

¿Algo que te rompa la cabeza?

El futuro.

¿Componer, cantar o producir?

Para cantar tienes que sentir; para componer, canalizar; y para producir debes tener la intuición despierta.

“Piénsame” así titula uno de tus temas. ¿Cómo quieres que te recuerden?

Como una venezolana que hizo historia en el mundo.

¿Enamorada de intangibles?

A veces…

¿Qué se escucha ahora en tu i-pod?

Reggae japonés.

¿Por qué darle importancia a que calzas 37 ½?

Porque me fascina jugar con lo absurdo, y provocar…

Revive la Experiencia del Impreso On-line

Revisa Tambíen

Hacedores de país, mundo e imagen del artesano ancestral

  La Fundación ArtesanoGroup reeditó el libro Hacedores de país, mundo e imagen del artesano …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.