sábado , junio 25 2022

La soga

Título original: The Rope | País: EE UU | Año: 1948 | Dirección: Alfred Hitchcock | Duración: 1 hora, 20 minutos.

“El asesinato es un arte y, como tal, debería seguir siendo privilegio de los seres superiores”. Esta terrible afirmación es una de las enseñanzas del profesor Cadell, mal interpretada por dos de sus alumnos: Brandon y Phillip

Por Nelson Cordido Rovati – nelcordido@yahoo.com

Es una notable película de experimentación escénica, la primera a color de Hitchcock, filmada totalmente en un apartamento y en tiempo real. Se basa en la obra de teatro inglesa El final de la soga de Patrick Hamilton, que a su vez está inspirada en un hecho real ocurrido en 1924 en Estados Unidos. Dos estudiantes de buena posición económica de la universidad de Chicago asesinan a un joven de 14 años sólo para demostrar que eran intelectualmente capaces de cometer “el crimen perfecto”. De acuerdo a sus creencias, el asesinato demostraría que eran superiores a la mayoría de los humanos, quienes no tenían la capacidad de planificar y ejecutar algo similar. El hecho es conocido policialmente como el caso de Leopold y Loeb.

Toda la película consta de un único plano secuencia (grabado de manera continua sin cortes entre planos) que, por supuesto, requirió una meticulosa planificación. La secuencia era interrumpida sólo cuando el rollo se acababa. En esa época, las cintas tenían una duración de 10 minutos, por lo que se utilizaron sólo 10 de ellas. Realmente el cambio de película pasa desapercibido porque, usualmente, ocurre en tomas oscuras. Por ejemplo, al acercarse el rollo al final, la cámara enfoca un abrigo negro y la nueva cinta comienza en ese mismo abrigo, logrando una acción continua de apariencia teatral, de manera que el espectador casi no se percata del cambio.

El film inicia con una vista de la calle donde está ubicado el apartamento de Brandon (John Dall) y Phillip (Farley Granger), dos elegantes y adinerados estudiantes universitarios (¿y pareja?). Al terminar los créditos iniciales, pueden ver el cameo de Alfred Hitchcock caminando por la acera como es usual en sus filmes. Los dos jóvenes son estimulados por el pensamiento de su profesor favorito Ruper Cadell (James Steward), quien habla acerca de la superioridad de quien es capaz de cometer un crimen sin ser capturado.

Invitan a David Kentley, un amigo de la universidad, para comprobar que pueden cometer un crimen perfecto y sentirse intelectualmente superiores. Entonces, lo estrangulan con una soga. Ocultan el cadáver en un baúl ubicado en la sala, donde tendrá lugar una reunión. Para demostrar su superioridad, han preparado una fiesta donde los invitados, además del profesor Ruper, son los allegados de David: su padre, el Sr. Kentley; su tía, la señora Atwater; su novia, Janet, y su mejor amigo, Kenneth. El reto es demostrarse a sí mismos que pueden engañarlos.

Luego, tienen una ocurrencia aún más macabra: deciden utilizar el baúl donde descansa el cadáver como mesa para colocar las fuentes con la comida de la cena.

Los problemas comienzan a surgir con el nerviosismo creciente de Phillip ante la capacidad de observación del profesor Ruper, quien va analizando pequeños detalles que le llevan a sospechar que los jóvenes tienen algo que ver con la ausencia de David en la fiesta.

Hay presente un elemento homosexual muy sutil, que para la época resultaba agresivo. En ningún momento se menciona que los jóvenes sean pareja en el sentido estricto (la censura de la época no lo permitía), pero todo indica desde el primer momento que existe una estrecha relación entre ambos. Por ejemplo: cuando alguien pregunta dónde está el teléfono, ellos se refieren “al dormitorio”, como si sólo hubiese uno solo. Los asesinos de la vida real, Leopold y Loeb, eran homosexuales declarados.

También está presente el componente ideológico y filosófico, como las ideas del superhombre de Nietzche. Éstas desatan la locura homicida de los protagonistas.

Las actuaciones son soberbias: la autosuficiencia de Brandon, el nerviosismo de Phillip y la mesura de Ruper. Hay, curiosamente, un protagonista que pasa inadvertido: el cadáver. Sólo vemos a David unos segundos al comienzo del filme cuando aprietan la soga en su cuello, aunque sus restos reposan en la habitación dentro del baúl durante toda la película.

A James Stewart no le gustó el filme. Consideraba que su papel de investigador era inapropiado. Además, entraba en escena 30 minutos después de haber comenzado la película.

El trailer publicitario es muy original. Muestra una parte de la historia que no se ve en la película como introducción a lo que vendrá. Vemos a David (la víctima) en el parque con su novia -quien sería una de las invitadas a la macabra cena- justo en el momento en que se comprometen. Entonces, James Stewart se dirige a la audiencia y dice: “Esta es la última vez que ustedes verán con vida a David”, y nos presenta la historia y a los personajes que aparecerán en el filme. Si deciden ver esta película, les sugiero que comiencen por el trailer, el cual viene incorporado al DVD original.

Esta historia de intenso drama psicológico presenta una batalla dialéctica entre la rectitud moral y el asesinato aristocrático a través de un entretenido juego del gato y el ratón. Una obra maestra que no se pueden perder.

Acerca del director

Alfred Hitchcock es un director británico. Desde pequeño se sintió atraído por las historias de Edgar Allan Poe, maestro en relatos de terror y detectivescos. Dirigió su primera cinta acabada en 1925, El jardín de la alegría. En 1929 rodó la primera película sonora en Inglaterra, Chantaje. A partir de 1934 comienza a rodar una serie de filmes de suspenso que le dan fama mundial. Entre ellos, sobresalen El hombre que sabía demasiado (1934), Los 39 escalones (1935) y La dama desaparece (1938).

En 1940 se traslada a los Estados Unidos y comienza su etapa en Hollywood con filmes como La sombra de una duda (1943), La ventana indiscreta (1954), Vértigo (1958) y Psicosis (1969). Su última película, La trama (1976), fue filmada cuatro años antes de su muerte.

Hitchcock nunca obtuvo el Oscar como Mejor Director, aunque había sido nominado en cinco ocasiones. Sin embargo, recibió en 1979 el merecido premio a la labor de toda una vida que otorga el American Film Institute (AFI). Murió en Los Ángeles el 29 de abril de 1980, a los 80 años de edad.

Pueden ver un extracto de la película en la página de Internet www.librospeliculas.blogspot.com. Hasta el próximo número, en el que revisaremos la máxima expresión del neorrealismo italiano: Ladrón de bicicletas (1948), de Vittorio de Sica.

Reviva la experiencia del Impreso On-Line!

Revisa Tambíen

Hacedores de país, mundo e imagen del artesano ancestral

  La Fundación ArtesanoGroup reeditó el libro Hacedores de país, mundo e imagen del artesano …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.