viernes , julio 30 2021
Inicio / Columnistas / Cristóbal Guerra / La baronesa mala

La baronesa mala

Hasta diciembre no tenía ni mínima idea de quién es la baronesa Thyssen. Y no es que ahora vaya a convertirme en su biógrafo, pero lo cierto es que esta señora se me apareció en la pantalla —en el televisor del cuarto, para más señas- con ese gran lío armado en torno a su nieto y ya no me queda otra que seguir el asunto hasta su desenlace.

La historia transcurre en Antena 3, en el estudio del programa ¿Dónde estás corazón?, que no sé si es lo mismo que Corazón, corazón. Es cierto: no lo sé. ¿Y qué hacía viendo eso? Pues que a mi mujer el tema le seduce de manera singular: es capaz de compaginar la lectura de Amos Oz con el cotilleo español sin mayor trauma. Iba yo a decirle alguna cosa y empiezo a escuchar y a ver aquello: un tipo de barba, con pinta de medio gordito, explicando que su hijo sí es su hijo aunque su madre —la abuela del crío, se entiende- lo dude y siga dudándolo aún después de la prueba de ADN que ella misma le mandó a hacer a sus espaldas.

¿Cómo puede uno resistirse a un cuento así, a este folletín del siglo XXI que te llega facilito por la pantalla y con cortes comerciales que te dan respiro para tratar de enterarte de quién es quién?

La baronesa Thyssen es una especie de trepadora y todo el mundo parece saberlo en España. Se llama Carmen Cervera y estuvo casada con el actor Lex Baxter, quien la hizo codearse con las celebridades de Hollywood y sus alrededores. Aunque hoy es una especie de máscara, alguna vez estuvo muy buena y hasta se dio el lujo de escuchar chistes picantes contados por Frank Sinatra en alguna velada en la que también departió con Marilyn Monroe. Nada mal, ¿no?

Su título nobiliario en realidad se lo debe a su segundo marido, el barón Thyssen, quien además tuvo la amabilidad de reconocer como suyo a Borja, el pequeñín que venía en el combo de matrimonio.

Borja, hijo de su madre al fin, se casó con una mujer mayor que él, que al parecer también tuvo sus días viviendo la vida loca. El amor es así. A doña Carmen, ya viuda y baronesa, el asunto nunca le cayó del todo bien. Y tan mala fe le tiene a su nuera que se inventó que Sacha, el retoño, su nieto, en realidad no llevaba los genes Thyssen. Y lo hizo público porque de eso viven algunos en España.

Pobre Borja: su mamá no sólo lo trata de cornudo ante las fieras de la prensa rosa, que ya es bastante, sino que lo deja como un estúpido con orejas de burro y pitones de vaca mansa.

No contenta con eso, le toma unas muestras al nieto -¿le habrá clavado una jeringa la muy bestia?- y se lanza escondida a un laboratorio para que le digan si el niño en verdad es sangre de su sangre. Y por no creer, ni siquiera acepta como válidos los resultados del examen clandestino y ha exigido que se realicen nuevas pruebas, a las que el atribulado Borja accedió. La discusión es tan bizarra, que la señora que se niega a ser abuela pretende someterlos a un examen concertado entre los abogados de las partes en un laboratorio “neutral”, si es que tal cosa es concebible.

La idea, planteada por la baronesa, de que está cuidando el legado de la sangre azul de los Thyssen es, sencillamente, absurda y risible: ni ella ni Borja, para que estemos claros, son Thyssen en el sentido estricto del linaje, porque el título nobiliario lo adquirieron por notaria, por puro acto administrativo. Así que lo que hay detrás de todo esto no es otra cosa que dinero. Montones de dinero, supone uno. Doña Carmen no quiere que una trepadora, otra trepadora, tenga aún más acceso a la fortuna que con tanto empeño se ganó. Y Borja, claro, no se arriesga —tan tonto no puede ser- a que el chamaco no herede todo lo que podría recibir en el futuro. Y será por eso que hasta publicó en la revista ¡Hola! un comunicado con siete páginas de fotos para que toda España vea y no tenga dudas de que el niño sí se parece a su padre. Aunque la abuela no lo quiera ver así.

Y después hablan del culebrón latinoamericano.

Revisa Tambíen

Hacedores de país, mundo e imagen del artesano ancestral

  La Fundación ArtesanoGroup reeditó el libro Hacedores de país, mundo e imagen del artesano …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.