viernes , abril 9 2021
Inicio / Reportaje / Casos y Rostros / Juntos y ¿revueltos?
Popy & JR

Juntos y ¿revueltos?

Popy & JR
Estos dúos comparten doble rol: el familiar y el laboral. Tienen el mismo talento o quizá se trate de algo contenido en su carga genética. Son padres e hijos que disfrutan la misma pasión

Por Tibisay Ascención — Fotografía Jorge Pineda

Detrás y frente a las cámaras
Diony López

Es actualmente Gerente de Proyecto en RCTV Internacional y se encuentra al frente de la producción de Montados en la olla.

Su trayectoria en el medio es larga: detrás de cámara, ha producido programas de entretenimiento, musicales y espacios infantiles o juveniles. Pero su nombre es públicamente recordado gracias al personaje de Popy, un payaso que interpretó cuentos y llevó canciones para los niños durante 25 años.

Su rol de padre es todavía más exigente: cuenta con tres varones y una hembra de su primer matrimonio, y de su actual unión nacieron tres hembras y un varón.

La primera tanda, como se refiere jocosamente, está conformada por Marlin, Yanira, Diana y Carlos Enrique, quien lamentablemente falleció hace algunos años. El resto son profesionales y se desempeñan en el ejercicio de su carrera.

Actualmente Diony tiene una familia estable junto a Glenda, su esposa durante 29 años. Con ella, concibió a Diony José, Carolina, Gabriel y Rodolfo, quien con 14 años se destaca en los deportes, especialmente en el fútbol.

“Caro-Caro-Carolina” es la canción que compuso Diony para la hija que más vivió de cerca la experiencia del fenómeno Popy e incluso compartió escenario con él. Carolina, que entonces era una niña, ya tiene 25 años y la herencia del talento artístico que se evidencia en su voz.

Parte de esa herencia le correspondió a Gabriel, quien recién cumplió la mayoría de edad y disfruta de la actuación en las telenovelas del canal.

Así que padre e hijo, Diony y Gabriel López, además de compartir en la casa, trabajan en RCTV Internacional. Diony detrás de cámara, ejecutando la producción de un programa, y Gabriel frente a ella, en la interpretación de personajes.

-¿Qué le gusta de producir programas infantiles?

-De los proyectos infantiles, lo que me apasiona es que es un trabajo para los niños. La televisión, no sólo en Venezuela sino en el mundo, debe abocarse más a la producción de espacio para niños. En la TV por cable hay muchos programas de niños, pero son de muñecos y comiquitas. Hacen falta programas educativos, musicales, con fantasías y cuentos. Yo hice ocho cuentos, escritos por José Simón Escalona y grabados por Popy, que se convirtieron en clásicos.

-Con el personaje de Popy que hizo durante 25 años, ¿cómo fue la experiencia con los niños?

-Esa experiencia es un aprendizaje para ser un buen padre. Tantas vivencias con tantos niños de nacionalidades distintas (de Perú, de Panamá, de Colombia, de Bolivia, de Aruba, de Curazao y Venezuela) me enseñaron muchas cosas. Aprendí que los niños no saben decir mentiras, no te saben decir no y quieren que tú seas sincero con ellos. Si no les tienes cariño, te ponen una mampara, y si les demuestras lo contrario te adoran.

-¿Su intención era involucrar a sus hijos en el campo de la televisión?

-Nunca tuve la intención de encaminarlos en el medio. En el caso de Gabriel, fue un descubrimiento de José Simón Escalona (Vicepresidente de Dramáticos y Variedades de RCTV Internacional), cuando lo vio en el estudio porque iba a ver las grabaciones de Fama y Aplausos. José Simón pensó que era perfecto para hacer el personaje en una novela. Después se enteró de que era mi hijo mío. Inmediatamente me dijo: “Tú hijo es dicharachero, ¿le gustará la actuación?”, y tuvo la oportunidad de hacer uno de los papeles en Trapos Íntimos, porque el joven que lo iba a hacer, no podía. Lo llamaron, le hicieron el casting y quedó.

Gabriel López

Incursionó en la televisión con el rol de animador del Club Disney. Tiempo más tarde desempeñó el mismo papel en La Merienda. Su pasión es la actuación y su primer personaje fue Tuqueque en Trapos Íntimos. Participó también en La Cuaima y era Romano Restrepo en Amor a Palos.

Yomir en La Trepadora ha sido su interpretación más genuina hasta ahora. Su fortaleza como actor es la naturalidad.

-¿Cómo descubriste que te gustaba estar frente a las cámaras?

-Iba mucho a los programas que grababa mi papá. Me gustaba estar en las producciones. Un día necesitaban unos chamos para animar Club Disney. Mi papá me preguntó si quería ir y yo acepte. Allí empezó todo junto a los nervios de principiante. Esa experiencia me gustó, me agrada la animación. Después estaba acompañando a mi papá en la grabación de Fama y Aplausos, yo iba todos los sábados porque me gustaba verlo. Uno de esos días, en los pasillos me encontré a José Simón Escalona y él me preguntó: “¿Quién eres tú?” Le dije que era hijo de Diony López y me contestó: “estamos buscando una chamo como tú para la novela Trapos Íntimos”, a lo que yo respondí “sí, claro”.

-¿Prefieres actuar o animar?

-Actuar, aunque también me gusta animar. Lo que pasa es que para la animación tienes que estar muy preparado porque tienes que improvisar, sea en vivo o grabado. En cambio en la actuación me he desenvuelto más con mi estilo natural, sin sobreactuar. Busco las características de mis compañeros que se parecen a ese libreto y así voy construyendo el personaje.

-¿Te desagrada que usen de referencia el nombre de tu papá para identificarte?

-No, para nada. Yo sé que ahorita el nombre de Gabriel López no es como el de Diony López, obviamente. Espero que de aquí a algunos años mi nombre como actor al menos pueda ser reconocido, como Aroldo Betancourt o Carlos Mata, o recientemente Manuel Sosa, que está muy pegado.

-¿Qué has aprendido de tu papá en la televisión?

-No soy muy disciplinado (risas), pero tengo la seriedad necesaria para interpretar mis papeles. Siento que mi papá me ha enseñado orden y responsabilidad, y que esto no es un juego de futbol, en el que si pierdes, tienes otra oportunidad. Aquí, sí fallas, te etiquetan en el medio.

-¿Te gustaría que ambos hicieran un proyecto juntos?

-A lo mejor sí, pero tendríamos que llegar a muchos acuerdos (risas). Tendría que ser un contrato, porque yo lo conozco. Aparte de ser un trabajador, soy su hijo, entonces todo es por partida doble: si me sale regaño allá, también me sale regaño en la casa. Si se me presenta la oportunidad, sí lo haría.

Los fogones en la pantalla chica
Ángel Lozano

Gracias a la simpatía con que se desenvuelve en pantalla, Ángel Lozano ha recibido el beneplácito del público y ha logrado quedarse en el canal de Quinta Crespo al mando de la conducción de la sección de recetas.

El gusto por la sazón es parte de la herencia que le dejó a su primogénito Ángel Lozano Junior, quien comparte junto a él el espacio Cocina con Ángeles que se transmite en la emisión meridiana de El Observador, que de lunes a viernes se puede sintonizar a las 12:45 del mediodía.

Venezolano por adopción y español de nacimiento, aún se sienten sus raíces europeas en el acento de Ángel Lozano, con el que indica todos los mediodías recetas sencillas para hacer en casa.

Ese placer por cocinar es el mismo que siente su hijo, Ángel Lozano Junior, quien asegura haber estudiado la carrera de chef por vocación.

Su hogar no ha sido el único lugar donde comparten desde que se le despertó el interés y la pasión por lo culinario a Ángel Lozano Junior. Sus espacios comunes se ampliaron en un restaurante y, tras el lamentable fallecimiento de María, la ayudante de Ángel Lozano en el programa de cocina, ahora también están juntos en la televisión. Padre e hijo están, más que juntos, revueltos.

-¿Cómo se siente en el programa con él?

-En principio un poco extraño, no por nada malo, sino porque extraño a María, que fue mi ayudante y compañera por muchos años. Ya había sinergia, casi no hacía falta que yo hablara, porque ella ya sabía qué era lo que iba a poner. Con mi hijo se llevará un tiempo más, pero vamos por buen camino.

-¿Cómo fue la experiencia cuando trabajaron en el restaurante?

-Fue una experiencia distinta. Yo trato de inculcarle que en la cocina hay que leer mucho, hay que estar al día, saber las técnicas nuevas para ponerlas en práctica, conocer lo que está saliendo al mercado, las tendencias.

-¿Cómo maneja el doble rol de padre e instructor en el trabajo?

-Trato de separarlo, procuro que una cosa no tenga que ver con la otra, es lo mejor. Si no, el trabajo se convierte en una parte de la casa y la casa en una parte del trabajo y eso no es bueno.

-¿Cuál es el secreto para tener tantos años en el aire con el programa?

-La humildad, básicamente, y la receptividad de ese público bello que te acepta. Creo que no hay otra fórmula. Funciona tanto en este oficio como en cualquiera. La mayor satisfacción que uno siente es cuando una persona te dice que aprendió contigo un plato y le quedo bien. La idea es cocinar cosas sencillas. ¿Qué necesitas? Abrir la nevera y ver qué hay adentro. Nuestra intención es hacer recetas que sean prácticas para poderlas hacer en casa.

Ángel Lozano Junior

Las artes culinarias son su predilección. Se decidió por el camino de la gastronomía, aunque no planificaba hacerlo junto a su padre. La vida le ha abierto posibilidades que ha sabido aprovechar.

Estudió en La Casserole Du Chef. Ángel Lozano Junior, de 23 años de edad, actualmente recibe clases en la Academia de Cine y Televisión de RCTV Internacional con Diony López para aprender a desempeñarse con mayor soltura frente a cámaras.

-¿Cómo ha sido trabajar con tu papá frente a las pantalla?

-Tiene un carácter muy fuerte y lo sigue teniendo aún en televisión. Nos estamos compenetrando muy bien, sacando el trabajo hacia delante como siempre.

-¿Qué sientes qué has aprendido de él en el campo profesional?

-He aprendido bastante en cuanto a la preparación de muchos platos y la manera de cómo expresarme en televisión. Ese aspecto me cuesta y él ha sido mi soporte en eso también.

-¿Cómo ha sido el proceso de aprendizaje en la pantalla? ¿Qué expectativas tienes?

-Para mí ha sido un camino difícil, porque me cuesta expresarme por los nervios, pero poco a poco me he ido soltando y en la Academia me han ayudado bastante. El señor Diony me ha ayudado mucho a desenvolverme y a tener más confianza en pantalla.

Revisa Tambíen

Hacedores de país, mundo e imagen del artesano ancestral

  La Fundación ArtesanoGroup reeditó el libro Hacedores de país, mundo e imagen del artesano …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.