domingo , junio 26 2022

Julianne Moore: esencia de mujer

Es una de esas actrices que, con la edad, ha ganado en belleza. Incombustible, con más de 60 personajes interpretados y los 51 espléndidamente cumplidos ?el 3 de diciembre?vuelve a la actualidad con dos papeles muy distintos. En pleno marzo, en plena campaña electoral, estrenó en la cadena norteamericana HBO Game Change, una película para televisión en la que encarnó a la controvertida Sarah Palin. Además, a los cines estadounidenses llegó hace dos meses Being Flynn, drama basado en una historia real junto a Robert de Niro y Paul Dano. Madre, actriz y, sobre todo, mujer, la intérprete desvela con contagioso optimismo algunas de las claves de su vida y de su carrera

Por Gloria Scola — Entrevista exclusiva para Sala de Espera España.

Julianne Moore (Carolina del Norte, 3 de diciembre de 1960) es una entrevistada fantástica. Contesta a cualquier pregunta, con respuestas largas, con inteligencia… No sorprende que haya enamorado a público, actores y directores -entre ellos, a su marido, diez años menor- en papeles de todo tipo. De Parque Jurásico a Magnolia. De Un hombre soltero a Crazy Stupid Love. Candidata al Óscar en cuatro ocasiones (por Boogie Nights, El fin del Romance, Las horas y Lejos del Cielo), está considerada una de las mejores actrices de su generación y por eso son muchos los que le vaticinan una estatuilla un día no muy lejano. No será, sin embargo, por su magnífica personificación de Sarah Palin en Game Change, cinta en la que Ed Harris interpreta al senador John McCain y Woody Harrelson a uno de sus asesores. La película, producida por la cadena HBO, es una película para televisión y, por tanto, no es susceptible de competir en los Óscar. Game Change presenta a Julianne Moore como la polémica ex gobernadora de Alaska y candidata republicana a la vicepresidencia estadounidense durante las elecciones de 2008. “Esta es la primera vez que he interpretado a un personaje vivo real y me ha supuesto un gran desafío. Es un personaje tan idiosincrásico, con unos rasgos tan distintivos, y conocido. Cada día me sometía a dos horas y media de maquillaje (el parecido que se ve en el tráiler es ciertamente sorprendente), y ha sido un largo proceso en el que me he visto todas las entrevistas de televisión, todos los videos de Youtube, la he escuchado en cintas”. Recuérdese que Sarah Palin recibió fortísimas críticas por algunos de sus comentarios sobre política exterior (“De hecho, se puede ver Rusia desde tierra firme, desde Alaska”, aseguró en una entrevista) y fue duramente criticada por celebridades tales como Matt Damon. En cualquier caso, se espera que Game Change obtenga una audiencia enorme, a la que la propia Sarah Palin, que no ha querido ver la película, ya ha advertido desde el canal Fox News: “Lamento que millones de personas vayan a perder su tiempo viendo eso, seguro que tienen cosas más productivas y constructivas que hacer”. Ya veremos que dicen los espectadores.

De su larga carrera, de su pasión por la actuación, de sus inquietudes como madre y mujer y de sus anhelos nos habla la actriz durante el Festival de Cine de Abu Dhabi, primero, y en el de Roma, después.

?Una curiosidad, usted que lleva más de 20 años en el cine, que es tan respetada, ¿se hubiera imaginado ejerciendo otra profesión?

?Bueno, mi marido y todos mis amigos saben que me hubiera encantado ser médico, porque me fascina. De hecho, tenemos muchos amigos que llevan urgencias en el hospital y me encanta hacer como que sé hacer un diagnóstico, y me lo invento. “Oh, tiene fiebre” (Ríe). En serio, creo que es un campo alucinante.

?Eso es lo bueno de hacer cine, supongo, que puede ser muchas cosas a lo largo de su carrera.

?Oh, por supuesto que sí. Es fascinante.

?Y con tantos personajes y siendo tan famosa, ¿le resulta un reto mantener la esencia de su personalidad? No sé si se queda afectada por los papeles que interpreta.

?Yo siempre digo que no me afectan, pero mi marido te dirá cuántas veces, cuando yo iba a buscarle al aeropuerto, parecía una paleontóloga mientras rodaba a las órdenes de Steven Spielberg Parque Jurásico: El mundo perdido (Ríe). Porque me decía: “Oh, Dios mío. ¡Llevas como un disfraz! Es como si hubieras estado cazando dinosaurios”, y yo ni siquiera me daba cuenta. Y eso se queda contigo, y cuando ya acabas, lo dejas. Dicho eso, creo que una mantiene una parte de sí misma que permanece de una forma privada, mantienes tu esencia. Parte de ser actriz consiste en ser capaz de salir y entrar en distintos mundos, pero también es muy importante mantenerte en el tuyo propio, así que hay una parte de ti que siempre permanece igual.

?En su propio mundo usted tiene dos hijos, fruto de su matrimonio con el director Bart Freundlich, con el que lleva casada desde 2003. ¿La maternidad ha afectado su carrera?

?Sí, mucho, muchísimo. Sobre todo en cuanto a lo que elijo y cuándo y dónde ruedo. Cuando hice Las horas mi hijo tenía 3 años, así que era fácil porque se venía a todos lados conmigo, todavía no iba al colegio. Pero ahora que mis hijos tienen 9 y 14 años es muy importante que mi centro de trabajo sea alrededor de Nueva York, donde van al colegio, y si tengo que viajar, intento que sea durante el verano para que se puedan venir conmigo, así que lo combino bastante bien.

? ¿Cuál es el mejor consejo que le puede dar a una aspirante a actriz?

?Estudiar. Realmente es algo muy importante, y no solo estudiar interpretación, sino otras cosas. Alguien me preguntó una vez: “¿Qué he aprendido en la interpretación que se identifique con mi vida real?” Y realmente es lo contrario. ¿Qué he aprendido de la vida real que pueda utilizar en la interpretación? Cada experiencia que una tenga, curso que haga, le hará ser mejor actriz. Y también hacer talleres básicos de interpretación. Pasar tiempo con los profesores, estudiar danza, declamación, historia teatral… todo eso es muy importante para un actor.

? ¿Cómo conecta con sus propias emociones a la hora de interpretar?

?Hay tantas cosas que aprendes en una escuela de interpretación, pero creo que lo más importante, y tendrás muchos profesores distintos a lo largo de los años, es intentar aprender los métodos de todos. Algunos te enseñarán cosas muy técnicas, otras muy emocionales. Haz todas, y al final, toma la que mejor te convenza. No hay una forma correcta, sino la que a ti te funciona. Puede tratarse del lenguaje, de algo emocional… Todas las metodologías tienen algo que ofrecer, y creo que solo probándolas todas acabas llegando al lugar que necesitas. Esas técnicas te dan acceso a ti mismo y solo tú mismo sabes cuál es la apropiada.

? ¿Usted tiene alguna favorita?

?Yo realmente las mezclo y para mí eso es importante. A muchos actores les gusta mucho hablar, por ejemplo, y a mí no. Porque cuando la gente me habla del trabajo demasiado me agobio, yo creo que es algo muy delicado y quiero mantener la idea del sentimiento y de la frescura. Necesito hacerlo así. Pero hay otros actores que realmente necesitan hablarlo todo, cómo lo ven, cómo lo ve el director. Así que depende de lo que es real y de lo que funciona para cada uno.

?Por ejemplo, en Las horas su personaje tenía muy poco diálogo y era muy complejo. ¿Cómo se preparó para esa película?

?Fue muy interesante. De hecho, hice una obra de teatro con David Hare, que fue el que escribió el guion de Las horas, y me dijo que estaba seguro de que era un escritor horrible porque me preguntaba constantemente si yo quería más frases, y le decía: “¡No!”. Ya que la mayoría de las cosas ocurren en la cabeza del personaje. Además, está deprimida, así que básicamente lo rellenas con trabajo físico.

?Usted que lleva tantos años actuando, ¿considera que la industria del cine ha cambiado mucho? ¿Se ha vuelto más internacional?

?Sí, definitivamente. Es mucho más internacional, y creo que eso es lo más fascinante que ha ocurrido en nuestro mundo. En 1979 fui al colegio en Alemania [debido a los destinos de su padre, juez militar, Julianne Moore creció en media docena de países] y, en aquel entonces era interesantísimo vivir en Europa. Me sentía como una trotamundos porque los países eran tan distintos entre sí. Cada uno parecía muy alejado del otro, y cuando cruzabas una frontera, te dabas cuenta inmediatamente: “Oh, mira. Ahora estoy en Francia”. Ahora es distinto. Cada país tiene sus identidades culturales, sí, pero vivimos en un mundo en el que el sentido global ha prevalecido, y el hecho de que estemos en Abu Dhabi, por ejemplo, es maravilloso. Cuando yo empecé no había este movimiento. Lo interesante es que ahora la gente tiene una visión más amplia, y también en el cine. Los temas no versan sobre lo que ocurre en un sitio pequeño, sino sobre cómo nos afectan las cosas a todos como ciudadanos del mundo. Por ejemplo, que Danny Boyle ganara el Óscar con Slumdog Millionaire, ambientada en la India, es significativo. Hace 20 años no se habría visto esa película, y es una historia de amor maravillosa y universal que a la gente le encanta. Ese es un ejemplo de lo que ocurre.

?No sé si ha visto un clip en internet con un montaje de sus películas que reza: “A Julianne Moore le gusta llorar”.

? (Ríe). No, ¡qué divertido! Aunque es verdad que lloro mucho.

? ¿Y le gusta llorar en el cine? ¿Le resulta difícil verse?

?Bueno, mi primera regla es: “¡Aléjate de internet! (Ríe). En serio, lo de llorar… He hecho tantas tragedias que cuando leía los guiones me decía: “Como tenga que llorar una vez más…”. Pero es algo que al final lo hago. Incluso en la última comedia que he hecho con Steve Carell, Crazy Stupid Love, hay un punto en el que lloro de una forma desconsolada. Hay una parte en la que pone: “Ella llora”, y le dije al director: “¿Estás bromeando?”. Pero es gracioso. Llorar es algo que he tenido que hacer mucho en mi carrera, y ¡qué voy a decir!, ¡soy actriz!

?Muchas actrices insisten en que Hollywood es muy duro para ellas, especialmente cuando cumplen años. ¿Cree que ahora ese tema está mejor que antes? Y después de los 35, los 40, los 45, ¿es fácil conseguir papeles interesantes?

?Yo creo que encontrar papeles interesantes resulta difícil, y ya está. No solo a las mujeres, también a los hombres. Creo que si le preguntas a un actor de 25 años, diría: “Hay muchos papeles para súper héroes, pero no hay muchos papeles interesantes o que te supongan un reto”. Hay que recordar que es una industria, un negocio, así que lo que tienen en cuenta es qué películas van a ser más rentables y van a obtener un mayor beneficio, qué historias van a viajar por el mundo, qué es lo que va a tener un mayor éxito financiero. Como actores nos tenemos que amoldar y encajar en un negocio que tenga un sentido financiero. Ellos no pretenden que nosotros tengamos papeles interesantes, así que depende de nosotros que busquemos eso. Y siempre hay material, pero nos tenemos que apartar de lo que el negocio quiere. Si realmente buscas, siempre hay material interesante. Quizá no sea lo más comercial ni lo que más dinero genera, pero sí hay cosas.

?Por último, imagen de Bvlgari, nominada a cuatro premios Óscar… ¿se ve actuando de por vida?

?La verdad es que sí; no creo que deje de hacerlo. Para mí, poder actuar con directores de cine magníficos resulta un gran reto y un placer increíble, así que espero hacerlo toda mi vida. Me siento una privilegiada. Esto es algo que quise hacer desde joven y que sigo haciendo con mucho placer.

Revive la Experiencia del Impreso On-line

Revisa Tambíen

Hacedores de país, mundo e imagen del artesano ancestral

  La Fundación ArtesanoGroup reeditó el libro Hacedores de país, mundo e imagen del artesano …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.