viernes , mayo 7 2021
Inicio / Reportaje / La última vez que... / Juan Eleazar Figallo

Juan Eleazar Figallo

Nadie se imagina que su primer trabajo fue en la funeraria Vallés, donde fungía como anfitrión y coordinaba la instalación de las capillas velatorias. Luego dio el paso a su carrera profesional en Radio Bonita La Guapa en Guatire, hasta que pasó a YVKE Mundial, RCR 750 AM y Radio Rumbos. Posteriormente fue locutor de cabina en Televen y Venevisión, animó un programa en Marte TV llamado De corazón a Corazón, y finalmente llegó a Globovisión, en donde lleva 11 años narrando noticias. Actualmente comparte su vida con RQ910 AM, como una de las voces de AM Center es Noticia. En medio de su apretada agenda logramos que nos respondiera cuándo fue la última vez que… | Por Yesmin Sánchez

Hizo una locura “Para comenzar, vivo en una locura diaria porque mi rutina es un corre corre desde que amanece hasta bien tarde. Pero creo que unas de mis locuras ha sido enamorarme y fracasar después de tanta entrega”.

Se enamoró

“Siguiendo con el tema, creo que la última vez que estuve realmente enamorado fue hace aproximadamente 10 años cuando mantuve mi última relación formal. Desde entonces me he dedicado de lleno al trabajo y fue un refugio para superar aquella situación”.

Comió un plato delicioso “Yo soy un gran comelón, me encanta la buena comida. ¡Justamente anoche me comí un riquísimo roast beef con salsa alemana! La comida es mi pasión y ni hablar de los dulces”.

Lloró en el cine

“Una de mis películas preferidas, que me provoca sentimentalismo, es Casablanca. La situación que atraviesa el protagonista, en tiempos de la resistencia contra los nazis, es conmovedora porque además él debe renunciar al amor de su vida, sin contar que el tema As time goes by, interpretada por el personaje del pianista Sam, es una de las melodías clásicas de la cinematografía mundial. Disfruto mucho de los festivales de cine”.

Rezó “Rezo permanentemente y alabo a Dios en todos los momentos, sean buenos o malos. Dios es lo más importante y tiene que estar por encima de todo. Siempre le pido que me ayude en los desafíos de la vida y le agradezco por esta experiencia terrenal”.

Leyó un libro

“Sin duda me gustan mucho los libros, no me considero intelectual pero sí un apasionado por la lectura. Mis favoritos son los de historia universal y de Venezuela, temas filosóficos, políticos, sociológicos y religiosos también ocupan mi atención, la literatura… Incluso he considerado la posibilidad de estudiar Letras. Debo confesar que a veces leo varios libros simultáneamente. Recientemente leí sobre la historia del Iman Hussain, nieto del profeta Muhammad, y me impresionó profundamente su martirio y el de sus seguidores, los chiítas”.

Compró un CD

“Los últimos discos que compré eran éxitos de Javier Solís, Jorge Negrete, Felipe Pirela, Miguel Aceves Mejías, Daniel Santos, Carlos Gardel y Pedro Infante. Soy más bien rocolero y romántico, disfruto los grandes éxitos de los artistas que marcaron pauta hace décadas, como José José, Roberto Carlos, Billo?s Caracas Boys, Los Melódicos, música popular en general. Me gusta la salsa, la nueva trova cubana y la música de protesta estilo Alí Primera. Me inclino también por la música clásica, big band y el jazz”.

Tuvo ganas de salir corriendo “¡Cuando mi última novia me mandó pa?l carrizo! Teníamos como dos años y un buen día se obstinó de mí. ¡Me dejó mirando para todos lados!”.

Quiso ser otra persona

“En algún momento me sentí inclinado a formarme como músico profesional pero el periodismo me fue absorbiendo cada vez más. Ahora disfruto de las piezas musicales pero desde otro punto de vista, desde el lado melómano”.

Tuvo miedo

“El día que me advirtieron que si no dejaba de tomar licor moriría prematuramente. Ahí comencé un proceso de concienciación sobre mi adicción a la bebida; hoy en día sigo en mi proceso de recuperación y llevo casi 15 años sin ingerir alcohol”.

Lloró de alegría

“Cuando a los 18 obtuve mi certificado de locución: en aquel entonces eran pruebas que hacían funcionarios del Ministerio de Transporte y Comunicaciones, y eran exigentes. Lloré cuando me admitieron en la Universidad Católica Andrés Bello, en una carrera de tanta demanda como Comunicación Social, que para aquel entonces era (junto a la UCV) la única universidad que ofrecía la carrera en Caracas. También lloré el día de mi graduación, porque no fue fácil lograrlo”.

Hiciste una apuesta

“¡Mi única apuesta es la vida, ganar la batalla de la existencia!”.

Revive la Experiencia del Impreso On-line

Revisa Tambíen

Hacedores de país, mundo e imagen del artesano ancestral

  La Fundación ArtesanoGroup reeditó el libro Hacedores de país, mundo e imagen del artesano …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.