domingo , mayo 9 2021
Inicio / Reportaje / Casos y Rostros / Intervención: Problema y Solución

Intervención: Problema y Solución

Luego de cinco años al aire en los Estados Unidos, nueve exitosas temporadas y un Premio Emmy como Mejor Reality Show, la aclamada serie llega a las pantallas de Latinoamérica a través de la señal de A&E el martes 7 de septiembre a las 11 pm

Por Carlos “Caque” Armas

Linda, una frustrada aspirante a actriz, es adicta a los calmantes y sufre ataques de pánico. Su familia se da golpes de pecho tratando de entender “qué hicieron mal”.

Danielle, esposa y madre de dos hijos, trata de borrar a punta de pepas los traumas de su infancia. Mientras, destruye la vida de quienes la rodean.

Estos y muchos otros casos de la vida real son los protagonistas de Intervención: Problema y Solución, un reality show que muestra de forma dramática y esperanzadora que las adicciones sí pueden curarse con el apoyo de los seres queridos.

Los impactantes y desgarradores episodios de la serie muestran sin censura los esfuerzos de amigos y familiares por salvar a los pacientes del alcoholismo, la drogadicción, el juego, la adicción al sexo y otros comportamientos compulsivos, así como una mirada objetiva de estos padecimientos a través de los ojos de los especialistas Jeff Van Vonderen y Candy Finnigan.

Tuvimos la oportunidad de conversar con Finnigan, especialista que ha estado involucrada en los diferentes procesos de recuperación por más de 15 años y quien hoy es prueba viviente de que las “intervenciones” son efectivas, pues ella misma se recuperó hace 26 años de su adicción al alcohol.

Intervención es más que un programa de televisión”, comenta Finnigan. “Se trata de participar de un proceso de vida o muerte a la hora de intentar cambiar el comportamiento de un paciente que padece una adicción. Es propiciar el encuentro entre las familias y seres queridos de ese paciente, para que no mueran.

“El programa ya tiene nueve temporadas, pero este tipo de procedimientos se vienen realizando desde 1964. Yo misma lo he estado haciendo por más de 18 años. Me considero afortunada de ser una ‘intervencionista? profesional y de que mi trabajo pueda llegar a gente del mundo con problemas similares para que entiendan que sí hay esperanza para el adicto, que no hay que darse por vencido y menos con la gente que uno quiere.

“Yo ya tengo 26 años sin tomar una gota de licor. Superé mi adicción. Cuando veo a una mujer que pasa por un problema similar, me identifico un poco con ella y con esa sensación de no poder dejar de hacer lo que sabes que te está matando. Yo también pasé por esa negación, que es el principal estado de cualquier adicción, en la que eres la última persona en enterarse de que tienes un problema. Con la adicción, puedes morir pensando que no pasa nada sin darte cuenta que no puedes parar. Yo sé lo que se siente todo eso y, hasta cierto punto, sé por lo que pasan los pacientes que tratamos. No me interesaba salir en TV, pero sí quería ayudar a gente que no puede ayudarse a sí misma.”

Teniendo que enfrentar sus más oscuros demonios, el adicto, la familia y los amigos entran con miedo y, frecuentemente, con un alto nivel de enojo y frustración en estos procesos de intervención. A menudo se sienten traicionados, confusos, culpables y defensivos. En la búsqueda de una vía para la redención, la intervención trasforma a la familia para que un cambio duradero pueda ocurrir en el adicto.

Llevar estos dramas a la pantalla no es tarea fácil. Miles de casos de adicción son considerados antes de ser tomados en cuenta para el programa. El equipo de producción los estudia a fondo durante cinco o seis meses en los que comparte con el paciente y con su familia.

“Para mí, 85% del éxito o fracaso de estas intervenciones es inesperado. Yo sólo debo volar a donde se encuentra el paciente y ayudarlo a él y a los que lo rodean, enseñándoles cómo dejar atrás sus secretos. Empiezo con un proceso de ‘pre-intervención? que dura cinco horas; luego, viene la intervención larga y esperamos por los resultados. Lo que se ve en el programa no está guionizado ni preparado de ninguna manera, nadie me dice qué decir o qué hacer ante una situación. Todo lo que hago en el show lo hago en mis intervenciones fuera de pantalla. Es lo que hago para vivir.”

Aclamada por el público y la crítica, este serie exclusiva de A&E ha logrado tener —como ningún otro programa- un impacto social, logrando con éxito no sólo la recuperación definitiva de la mayoría de las personas tratadas, sino también el lanzamiento en los Estados Unidos del Proyecto de Recuperación. Así, se concientiza a las personas de que la adicción es una enfermedad tratable y que la recuperación es posible en la mayoría de los casos. Sin embargo, para Finnigan, el alto rango de éxitos no minimiza el impacto de los casos que se tratan en el programa.

“Siempre me afectan los casos donde hay niños. Ves a sus madres y padres tratando de mantenerlos con vida, de salvarlos. Te das cuenta de que no importa que lo tengan todo en la vida, igual pueden caer. Eso me afecta. Siempre sé, por mi experiencia personal, que pueden curarse y que podemos ayudar a las madres a ser la mejor madre. Afortunadamente, puedo decir que yo tuve una buena madre, buenas hermanas y buenas amigas, sin quienes no hubiera podido superar mi problema.

“Todos en el programa hacemos lo imposible por lograr que, al final, cada caso acabe con un final feliz, pero es impredecible. Para mí, nunca ha habido una intervención fallida, porque hemos logrado al menos que las familias se unan para afrontar el problema. Hay que decirlo, nadie se cura completamente de una adicción, eso no existe. El hecho de que dejes de beber o de drogarte no significa que no haya pensamientos esquivos, pero siempre son exitosas las intervenciones porque las familias se unen y eso es milagroso. Si la persona acepta el tratamiento, puede haber final feliz, pero hay gente que tal vez no lo logre”.

Reviva la experiencia del impreso Online!

Revisa Tambíen

Hacedores de país, mundo e imagen del artesano ancestral

  La Fundación ArtesanoGroup reeditó el libro Hacedores de país, mundo e imagen del artesano …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.