jueves , mayo 6 2021
Inicio / Reportaje / Casos y Rostros / ¿En qué época le hubiese gustado vivir a usted?

¿En qué época le hubiese gustado vivir a usted?

Imagínese que un día tiene la oportunidad de viajar en el tiempo, solo y a una época determinada, ¿cuál elegiría?

Por Lucas Monsalve — Historiador

Esta pregunta, si bien puede parecer absurda ante la incapacidad real de realizar un viaje físico en el tiempo, nos define en nuestro gusto y personalidad, en el entendimiento de la historia y la relación con nuestra sociedad. Además nos ayuda a la hora de elegir un libro, una conversación, una película o un lugar para visitar.

Por tanto, si usted aún no tiene clara una respuesta, aquí le he seleccionado una lista de diez expertos que quizás le puedan dar luces en su elección:

Ana María Vázquez, 62 años. Doctora en Historia Antigua: Me hubiese gustado vivir en la época de Akhenatón y Nefertiti para conocer los porqués del cambio político, geográfico, religioso y estético de la llamada Época de Amarna, y cuándo y por qué murieron los familiares de Akhenatón y, sobre todo, el final de Nefertiti.

Manuel Burón, 29 años. Historiador e Investigador becario de CCHS: Viviría en el Cádiz o en el París de lo que Hobsbawm denominó La Era de las Revoluciones (1789-1848). No supuso un periodo especialmente agradable para vivir, pero sin duda se percibió constantemente la esperanzadora fertilidad política e intelectual que lo caracteriza. Realmente es algo a envidiar ante el enquistamiento social de nuestro siglo XXI.

Alicia Pérez, 32 años. Profesora de Geografía e Historia de Educación Secundaria: Me hubiera gustado vivir en la época del emperador Carlos V, en el siglo XVI. Ser testigo de la expansión de las ideas de Martín Lutero y de los esfuerzos de la Iglesia Católica por renovarse y frenar el avance de la Reforma Protestante. Redescubrir junto a Copérnico la teoría heliocéntrica o empaparme del humanismo renacentista de la mano de Erasmo. ¿Qué ambiente se respiraría en la mítica ciudad de Toledo, transformada en capital de un imperio en el que se dice que nunca se ponía el sol? ¿Cómo se sentirían aquellos hombres que se lanzaron a la conquista de un nuevo mundo o que completaron la primera vuelta alrededor de la Tierra?

Ande Erce, 33 años. Arqueóloga: Me hubiese gustado ser una artista rupestre a finales del Paleolítico Superior, realizando pinturas murales entre ritos; y en uno de ellos, por ejemplo, pintar la Cueva de Altamira, ¡me encantan estas pinturas! O ser una experta talladora de microlitos geométricos que posteriormente utilizaría para la caza de corzos y jabalíes a inicios del Holoceno, acompañada de mi perrita doméstica Lupe. Aunque lo más cómodo seguro sería ser una romana adinerada en época imperial, disfrutar de la vida en el campo en una villa agrícola con sus atrios, impluviums, y esas suntuosas decoraciones de mosaico.

Marisa González, 51 años. Profesora universitaria e Investigadora en Historia: Creo que me hubiera gustado vivir en la frontera, en cualquier frontera: con Daniel Boone en Kentucky, en la Kenia de Daktari o como aventurera en el Lejano Oriente. Como soy mujer me parece que lo habría tenido difícil para hacer lo que más me gusta: explorar y curiosear, pero es así como me veo en esa época ideal. Hay algo en la diferencia y en la diversidad que me resulta muy atractivo. Tal vez sea por haberme criado en un barrio periférico de Buenos Aires donde lo normal era ser de otro lado. Tal vez la educación sentimental que recibí de niña a través de la literatura y el cine hayan condicionado mi elección. En los años 60 no había literatura para niñas ni las mujeres eran protagonistas de las grandes aventuras. Sin embargo, toda mi infancia está plagada de esos relatos. A pesar de la discriminación que sufrían las mujeres en los libros y en la pantalla, yo hice el cambio en mi cabeza y no recuerdo que ese pequeño detalle me importunara. También es verdad que tenía los vientos de cambio a mi favor.

Eugenio Serrano, 31 años. Doctor en Historia Medieval y archivero. Si tuviera una máquina del tiempo retrocedería sin lugar a dudas hasta la época de los Reyes Católicos, a finales del siglo XV. Es un período que me fascina porque precisamente en él comenzó a gestarse en España el Estado tal y como lo conocemos hoy en día. Además, me encantaría haber vivido las luchas de poder entre la nobleza desde una posición como espectador, la vida de palacio y la toma de las grandes decisiones, como declarar la guerra o acordar la paz.

Danielle Py, 44 años. Investigadora y twittera de temas de Historia: Las transformaciones del pensamiento del hombre es lo que me apasiona en la Historia, más que el salto de los acontecimientos. Por eso me gustaría haber vivido en Inglaterra o Francia en el período entre la publicación del libro de Locke en 1690, que abrió las primeras fracturas en el absolutismo, y en 1762 cuando Rousseau publicó el Contrato Social y dejó el orbe occidental a las puertas de las revoluciones Americana y Francesa.

Xabier Luna, 32 años. Licenciado en Historia y bombero profesional: Sinceramente me hubiera gustado poder sentarme a mirar un rato cada civilización, ver crecer in situ lo que somos, espiar por la cerradura a Leonardo da Vinci. Aunque en definitiva me quedo con los exploradores del siglo XIX. Ellos tuvieron la suerte de poder descubrir antiguos templos ocultos en la selva, culturas vírgenes y naturales, sin la deformación que el turismo del siglo XX ha provocado. Me hubiera gustado ser Henri Mouhot y viajar a caballo por Camboya para encontrarme con el templo de Angkor. Ser aquellos exploradores, pero con la visión de respeto que tengo hoy hacia esas civilizaciones y su patrimonio.

Juan Alfonso Maeso, 46 años. Doctor en Historia Moderna y profesor de Historia. En un primer impulso diría que me hubiera gustado estar con Hernán Cortés cuando conquistó Tenochtitlán, o con Alejandro Magno cuando hizo lo propio con Persépolis, o en Petrogrado en tiempos de la Revolución Rusa; pero considerando las condiciones de vida de las que disfrutaba (o más bien padecía) una persona normal en aquellas épocas y las muertes violentas que provocaron todos los cambios, revoluciones y turbulencias de la historia, me inclino a quedarme como estoy y vivir en la Europa Occidental tras la Segunda Guerra Mundial. Creo que en nuestra época y ámbito geográfico se ha dado, como pocas veces en la historia, un momento en el cual una persona común puede disfrutar de una elevada esperanza de vida, de una asistencia sanitaria y educativa generalizada, con grandes posibilidades de disfrutar del ocio y de experiencias enriquecedoras. Como decía Leibniz “vivimos en el mejor de los mundos posibles”.

Lucas Monsalve, 33 años. Doctorado en Estudios Latinoamericanos y escritor de temas de Historia: Definitivamente a mí me hubiese gustado estar durmiendo en La Pinta la madrugada del 12 de octubre de 1492, para despertarme al grito de ¡Tierra! de Rodrigo de Triana. Contemplar desde una carabela las costas del Mar Caribe al amanecer, desembarcar en una playa azul turquesa e intentar emprender un primer diálogo con algún taíno expectante. Aunque no cabe duda de que mi elección está condicionada por la vida que ya me ha tocado vivir; yo crecí en el mundo indígena del Amazonas, luego estudié Historia en Europa y hoy intento entender y explicar la historia, cultura y sociedad de América Latina.

Ahora le toca a usted: ¿en qué época le hubiese gustado vivir?

Revive la Experiencia del Impreso On-line

Revisa Tambíen

Hacedores de país, mundo e imagen del artesano ancestral

  La Fundación ArtesanoGroup reeditó el libro Hacedores de país, mundo e imagen del artesano …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.