miércoles , junio 22 2022

Cómo escoger un vestido de novia

Símbolo de elegancia, pureza e ilusión, este traje condensa las expectativas y características de quien lo usa. He aquí algunas guías para elegir el más adecuado

Por Magaly Rodríguez

Uno de los factores más importantes al momento de escoger un traje de novia es el clima y el lugar en el que se celebrarán la boda y la recepción. La hora de la ceremonia también influye en la selección. Si se celebrará en la playa o en un ambiente de clima caluroso, conviene asegurarse de escoger trajes con tejidos y cortes frescos, pues el uso de pesados armadores y telas gruesas puede hacer que la ocasión se convierta en una pesadilla. Un vestido más liviano no implica que la novia luzca menos elegante, y un buen diseño puede confirmarlo. Tejidos como el chiffón y el charmeuse son buenas alternativas para un vestido ligero de novia.

El diseño del traje debe adaptarse a la personalidad y el tipo de cuerpo de la novia, pues la comodidad con su escogencia debe reflejarse el día de la ceremonia. Si no está segura de su elección, o si decide arriesgarse con un estilo radicalmente distinto al suyo sólo por experimentar o complacer a otros, es muy probable que el resultado no le satisfaga.

No a todas las mujeres les sienta bien el mismo color. El blanco puro ha cedido el paso a matices como el marfil o el perla, que pueden ser más apropiados para algunas novias según su tono de piel.

El uso del velo o la selección de un traje con o sin cola depende enteramente de cada mujer. Si la fiesta es en la playa o la intención es bailar toda la noche, se puede optar por un vestido con cola removible, con cierres y broches debidamente ocultos como parte del diseño.

Los cierres del vestido son otro elemento que llama la atención. Si bien la clásica hilera de botones resulta muy elegante, hoy hay diseños que simulan este recurso, pero que en realidad cierran con una cremallera invisible. Esto facilita enormemente la postura y remoción del traje.

Antes de considerar hacerse el vestido, conviene pasearse primero por las tiendas especializadas en el ramo. Hay diseños no tan costosos y muy bien hechos que pueden satisfacer los deseos de la novia, sobre todo cuando se cuenta con un presupuesto limitado. La vendedora puede asesorar también en la elección de los accesorios.

Al ser una compra tan significativa —y muchas veces, costosa—, no está de más hacerse acompañar para pedir la opinión de una persona de confianza. Es válido tomarse todo el tiempo que haga falta para decidirse y no ceder al impulso de comprarse el vestido ese mismo día.

Si el vestido va a ser hecho a la medida, conviene calcular de unos seis a ocho meses para su diseño y costura, sobre todo si el estilo incluye drapeados, bordados o apliques de pedrería. También hay que tener presente que la modista puede ir solicitando abonos sucesivos durante el proceso. Es ideal pedir múltiples referencias a familiares y amigos a la hora de escoger a la persona que lo confeccionará, pues un traje de novia bien hecho es una inversión económica y sentimental.

Para las pruebas del traje, es importante llevar zapatos con la misma altura de los que se usarán el día de la boda y, de ser posible, la misma ropa interior. También es necesario ir a la tienda o el taller sin apuros, pues generalmente es un proceso largo en el que quitarse y ponerse las piezas toma tiempo.

Lo que muchas veces parece atinado en los diseños de una revista, no siempre se ve bien cuando la novia quiere integrar los elementos de varios vestidos en uno solo: si el traje es personalizado, es ideal que la modista pueda hacer un boceto de cómo quedaría el vestido final antes de comenzar a cortar. Para la boda religiosa, es mejor no excederse con un escote pronunciado.

Si se va a usar un traje de larga tradición en la familia, conviene revisarlo, mandarlo a lavar y probárselo varios meses antes para cerciorarse de que se encuentra en óptimo estado. Si las telas estuvieran vencidas —o si simplemente necesitara ajustes—, aún hay tiempo para resolver.

Para ver la nota original en la revista haga click.

Revisa Tambíen

Hacedores de país, mundo e imagen del artesano ancestral

  La Fundación ArtesanoGroup reeditó el libro Hacedores de país, mundo e imagen del artesano …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.