viernes , diciembre 14 2018
Inicio / Portada / Benavides: “la fama no la considero importante”

Benavides: “la fama no la considero importante”

Es músico, cantante y compositor. Un poeta del amor, según sus canciones. Basta pasearse por sus letras para ver el romanticismo que destilan. Ha labrado su carrera con mucho tesón. Pone a bailar a todo el que lo escucha y, por si fuera poco, sus temas lideran las carteleras radiales. Una estrella sin temor a la internacionalización. Hace poco regresó con el nuevo tema promocional Ponte pa´mí, un proyecto totalmente diferente y atrevido del que tiene mucho por contar


Por Elizabeth M. Gutiérrez G.


Talento, constancia y entusiasmo son adjetivos que definen a Edmundo David Benavides Porras. Desde temprana edad se dejó cautivar por los encantos de la música. “Tendría 3 o 4 años. Comimos en un restaurante donde por casualidad había un micrófono abierto. Me levanté de la mesa, tomé el micrófono y me puse a cantar”, revela el artista.

Sus primeros pasos fueron en Venezuela y posteriormente se fue a Miami para fortalecer su carrera y en menos de lo esperado subió al ascensor del éxito. Esa transformación hoy le concede grandes frutos. ¿La clave de su triunfo? Evolución. Su voz y estilo le dieron vida a interpretaciones como Mi ex, Tu príncipe azul, Dámelo todo, Tu rompecabezas, Vivir sin ti, My love y otras más que ocuparon los primeros lugares de la cartelera radial del país y los principales puestos en los ranking internacionales.

Benavides no se rinde jamás. Con apenas 33 años, es una de las grandes promesas de la industria musical. En 2014 obtuvo el reconocimiento como Artista Refrescante de los Premios Pepsi Music. Sabe muy bien hacia dónde dirigir cada paso profesional que da y cuales son sus mejores recursos. Afirma que su principal fuente de inspiración es el amor: “creo que es el principal motor del mundo”.

Este joven cantautor experimenta constantemente con nuevos ritmos. “Día a día hay que estudiar y nutrirse de música para saber lo que está ocurriendo, y más importante aún, lo que viene. Esa es la clave de los grandes artistas que se mantienen vigentes en el tiempo: arriesgar, proponer, aprender y entender al público”, asegura.

Luego de un tiempo ausente de la palestra musical, regresa bajo el sello de Universal Music Latin y sorprende a sus seguidores con una atrevida propuesta. Se trata de un sencillo promocional que coloca al intérprete en la vista de todos y confirma su versatilidad. Recientemente unió esfuerzos con Srta Dayana y Brray. Juntos, interpretan el tema Ponte pa´mí, un éxito con esencia latina y una mezcla de pop urbano.

Benavides abraza su presente, pero apuesta por el futuro. Es un artista inquieto decidido a triunfar en el escenario internacional. “Uno de mis mayores retos era entrar al mercado internacional de la mano de una de las disqueras mas grandes del mundo y aquí estoy. Ahora quiero hacer conciertos grandes en diferentes países. Siempre hay algo nuevo que me motiva a seguir trabajando duro”.

Sala de espera se complace en conversar con Benavides y descubrir sus aspiraciones personales y profesionales. De hecho, como primer bocado nos admitió ser un enamorado sinigual, pues no niega su debilidad por las mujeres. Además confesó que oculta a un gran amor al que describe como su “tesoro”.

–Regresas a la palestra musical con Ponte pa´mí. ¿Qué quieres reflejar a través de este tema?

–Una evolución personal, musical y artística. Para llegar a esta canción hubo un proceso de aprendizaje, crecimiento y adaptación muy importante en mi vida. Aprender a vivir en otro país, formar parte de una gran disquera y entender cómo se manejan sus procesos. Tuve que adaptarme a un nuevo mercado musical y buscar un sonido más global pero que mantenga mi esencia. Todas esas cosas me hicieron crecer y espero demostrarlo con esta canción.

–Ponte pa´mí fue escrito por Erika Ender, coautora del exitoso tema Despacito. ¿Cómo nace esta iniciativa de interpretar su tema?

–La oportunidad sucedió a través de la estructura que te brinda una disquera como Universal Music, donde el nivel de exigencia es altísimo con el contenido que desarrollan. Luego de presentar aproximadamente 50 canciones, entre propias y de otros compositores, de irnos conociendo e ir dando con ese sonido que funcionara tanto para la disquera como para mí, nos presentaron esta canción de Erika Ender, América Jimenez y Alcover. Al equipo y a mí nos encantó y ya venía aprobada por la disquera. Así que decidimos que fuese nuestro primer promocional. Es un gran privilegio para mí poder darle vida a esta canción de compositores tan exitosos y a quienes admiro.

–¿Cómo resultó la experiencia de trabajar con Srta Dayana y Brray.?

–Fue una gran experiencia. Es la primera colaboración internacional que hago. Sin embargo, fue complicado organizar las agendas y horarios de cada artista para grabar la canción y producir el video. Nos tomó más tiempo del esperado por los compromisos de cada uno en sus países. Pero sin duda, valió la pena. Me encanta lo que hicimos.

–¿Por qué decidieron involucrarse los tres en este proyecto?

–Nosotros queríamos que la canción saliera con una colaboración. Buscando abrir más mercados diferentes al nuestro (Venezuela), y analizando con mi equipo y la disquera, quedamos en que la canción tenía que hacerse con una mujer, dado el gran movimiento femenino que hay en la música actualmente. Ahí apareció Srta Dayana en nuestro radar, dado a su gran talento y crecimiento que está teniendo en el mercado latino. También es una artista que está en etapa de desarrollo al igual que yo, lo que nos permite impulsarnos mutuamente. Luego de grabar la canción con ella, quisimos darle un toque más urbano. Ahí entró Brray, un artista súper talentoso de Puerto Rico que está en ascenso y que le dio al tema más profundidad con su interpretación.

–¿Qué fue lo que te atrajo de este proyecto?

–Muchas cosas. Inicialmente, por la gran proyección que nos puede dar a los tres en cada uno de los mercados que manejamos. Por otro lado, tener la oportunidad de trabajar con artistas internacionales, aprender de ellos y salir de la zona de confort, que es fundamental para el crecimiento personal y profesional.

–¿Cuánto tiempo les llevó la realización del video?

–La grabación fue muy corta. Fueron aproximadamente unas seis horas. La pre-producción si fue más compleja por aquello de cuadrar el itinerario de los tres. Nos tomó un par de meses poder juntarnos.

–¿Recuerdas alguna anécdota en especial de este nuevo proyecto?

–La primera que me viene a la mente es una que ocurrió durante la grabación del video. Para quienes no lo han visto, hay varias mujeres, muy bellas, mostrando sus atributos de una forma muy sensual. Este es un estilo muy particular del director del video Mike Tang (Ohrangutang). En todas mis escenas estaba rodeado de estas chicas. Tenía un equipo filmando el tras cámaras todo el tiempo. En una escena que estábamos grabando, yo estaba sentado en un carro y una de las chicas tenía que pasar en frente de mí. Cuando estaba ensayando, pasó frente a mí y sin poder evitarlo, se me fueron los ojos con ella. ¿Cuál es mi gran sorpresa? Que cuando volteo, tengo al equipo de tras cámaras grabando todo. Me pillaron infraganti. (Risas).A la gente le encantó.

–¿Cuál fue tu mayor desafío con esta propuesta?

–Tener la paciencia para entender que todo tiene su momento. Que los tiempos no los manejo yo. Ahora todo se mueve a un ritmo distinto. Cuando eres artista independiente, tienes la libertad de elegir, de hacer, de apurar, de todo… y me costó adaptarme a este cambio.

–¿Qué viene después de Ponte pa´mí?

–El plan es tener para finales de 2019 cuatro sencillos más al aire. Así que trabajo duro en conseguir las canciones adecuadas al momento, al estilo y a mi esencia. Luego vendrá el lanzamiento del disco junto con las giras de promoción y presentaciones.

–Tus canciones son una fusión de distintos géneros. ¿Cuál te define más?

–El pop. Siempre busco la versatilidad para no encasillarme en un solo estilo. Generalmente, busco canciones que por mi registro vocal y gusto personal van hacia el pop. Luego las adapto hacia lo que me lleve el tema y funcione con lo que ocurre en la industria musical.

–¿Cómo compaginas el trabajo con tu vida personal?

–Intento llevar una vida muy normal. Trato de acompañar a mi familia y amigos lo más que pueda cuando estoy en casa, porque sé que cuando comienzan las giras y la promoción, toca viajar mucho y estar lejos de ellos. Este trabajo no tiene un horario fijo. Eso me ayuda a dedicar tiempo a las cosas que me gustan. Cuando todo se acelera, ahí viene el reto, porque hay que estar muy presente para no perderse. Aunque esté muy ajetreado, siempre busco abrirle espacio al disfrute y compartir con los míos.

–¿Cómo te va en el amor?

–Muy bien. Es lo que más me inspira y motiva. Gracias a Dios, estoy con una mujer que me impulsa cada día a ser mejor. Me levanta cuando caigo, me apoya, me fortalece y me enamora todos los días. Por eso la tengo bien guardada. Es mi tesoro.

–¿Cuál ha sido tu mayor reto como cantante?

–Mi mayor reto ha sido mantener una evolución constante que me permita estar al día con los tiempos y lo que pasa musicalmente. Es muy fácil quedarse en la zona de confort. Pero cuando eso ocurre en un mundo tan cambiante y volátil como el de la música, corres el riesgo de quedarte atrás.

–¿Cómo manejas el ego?

–El ego es una herramienta importante si la aprendes a controlar. Intento separar mi vida personal de mi vida artística, casi como si fuesen dos personas diferentes. En la personal soy Edmundo, el chamo de mi casa, que toda mi familia y amigos conocen. Familiar, sencillo y tranquilo. En la faceta artística, como Benavides, mantengo mucho de esa misma esencia, especialmente en mi trato con las personas, con los medios, el equipo de trabajo y mi público. Trato de no creerme demasiado los halagos. Soy muy autocrítico. Pero a la hora de subirme a un escenario, me gusta utilizar toda esa energía con la que te tienta el ego para llevar el show a otro nivel. Hace falta mucha autoestima y fortaleza mental para enfrentar con éxito las situaciones de vulnerabilidad como puede ser el público en un concierto. Así que cuando voy a la tarima, ahí dejo que el ego se desate y me de seguridad, esa fuerza que me nutre y a la vez, me protege. Si quieres ser el mejor, primero tienes que creer que eres el mejor.

–¿Cómo te defines?

–Me defino como una persona sencilla, terriblemente apasionado por lo que hago y por las cosas que amo. Perseverante al 1000%. Extremadamente soñador. Me gusta disfrutar del momento. Desprendido, muy enamoradizo, súper determinado, paciente, positivo y alegre. También tengo un humor tonto, me río de todo y se me hace muy fácil divertirme.

–¿Te queda algo por hacer en el mundo de la música? ¿Te gustaría producir?

–Mucho. En este momento no me veo produciendo. Me gusta más el proceso de componer e interpretar. Me gustaría hacer un musical. Es algo que siempre me ha llamado la atención. Aunque nunca lo he tenido como prioridad, pero lo puedo intentar en unos años”.

–¿Tienes alguna obsesión confesable?

–Las mujeres. Las admiro profundamente. Me encanta observarlas y estar rodeado de ellas. Me inspiran.

–¿Con qué frecuencia compones canciones?

–Depende de la inspiración. Intento hacerlo lo más regularmente posible. Una o dos canciones semanales. Pero a veces salen diez en una semana o una en un mes. Viene como por rachas y me tienen que gustar las canciones que estoy haciendo. No hago temas por hacerlos.

–¿A qué has renunciado por la fama?

–A nada. La fama es como un efecto especial, una ilusión, algo que parece que está pero se esfuma muy rápido. He sacrificado cosas por mi carrera musical: tiempo con mi familia, momentos especiales con amigos, algo de libertad personal, momentos de descanso. Pero ha sido necesario para obtener un mayor crecimiento personal y artístico. La fama no la considero importante.

–Cantante, músico, compositor, ¿de dónde proviene tu fortaleza artística?

–En mi familia siempre nos cultivaron el amor por la música, el teatro, el cine, el arte en general. Siempre nos apoyaron a mí y mis hermanos en todo lo que quisimos, fuese deporte, clases de guitarra o canto. Cuando era niño mi mamá me cantaba para dormirme. Imagino que de ahí nació mi amor por la música. El don de la voz poco a poco fue revelándose, así como la escritura y la composición. Eso sumado a mi curiosidad y ganas de aprender música, guitarra, piano, baile y demás instrumentos. Así llegué a este mundo.

–¿A qué obstáculos te has enfrentado a lo largo de tu carrera musical?

–Los principales obstáculos fueron comenzando mi carrera. Por desconocimiento coincidí con personas que no hicieron nada por mí. Solo buscaron su beneficio personal a costa de mi esfuerzo, del dinero de mi familia y de la ilusión de un artista que recién comienza y desconoce como es el medio. Por otra parte, la situación que hemos vivido en Venezuela. En un país normal era para que hubiese 10 o 15 artistas muy fuertes, no solo a nivel nacional sino internacional. Situaciones que me llevaron a salir del país y recomenzar mi carrera afuera. Pero todos los obstáculos los veo como oportunidades de crecer más y más. Tú decides qué hacer si te caes: te quedas llorando o te levantas y sigues adelante. Yo siempre sigo adelante

–¿Cómo visualizas tu futuro?

–Lo visualizo constantemente. Busco hacerlo realidad primero en mi mente. Siempre veo una vida llena de éxito, colmando estadios, arenas y teatros. Dejando un gran legado musical, con una gran familia acompañándome y feliz por lograr lo que me propuse, de haber crecido, y por ayudar al que lo necesitó. Me veo impulsando a personas con sueños e ilusiones como los míos, aquellos que tengan esa misma llama que arde en mi corazón por lograr los objetivos.

–Un cantante, ¿nace o se hace?

–Parte y parte. Puedes nacer con un instrumento bendecido, pero si no lo educas no vas a destacar. En cambio, he conocido personas que no nacen con una voz tan pronunciada. Sin embargo, trabajan tan duro por desarrollarlo que se llevan por delante a muchos. Los que cumplen con ambas cosas, el don de nacimiento y la preparación, son los súper dotados que vemos triunfando por el mundo.

–¿Qué es lo que más disfrutas de tu trabajo?

–La tarima. Esa energía que se siente cuando empieza la banda y estoy a punto de salir a escena, es casi sobrenatural. Después, dejarse llevar por la música, el contacto y la reacción del público. Es una experiencia única. Me hace sentir más vivo que nunca.

–¿Tienes un ritual antes de cada presentación o grabación?

–Me gusta meditar mientras hago mis calentamientos vocales, tener un momento para mí, para agradecer por la oportunidad de hacer lo que amo y conectarme con mi espiritualidad. Pero sobre todas las cosas, sentirme lo más presente posible, disfrutar de cada cosa de ese momento tan especial. Luego, empiezo a brincar y bailar para subirme la energía al máximo y entrar con fuerza.

En breves palabras:

Una canción que nunca sacas de tu cabeza:
Regálame tu amor de Guaco.

Película favorita:
Forrest Gump.

Un placer culposo:
Comerme un pote de chocolate con avellanas.

Un ídolo de la música:
Justin Timberlake.

Una prenda infalible:
La gorra.

Un pasatiempo:
Jugar FIFA en Playstation,

La mujer ideal:
La mía.

Revisa Tambíen

30% de los usuarios utiliza dos o tres contraseñas para todas sus cuentas

Cada vez más se dan a conocer a casos de empresas o servicios que sufren …