jueves , enero 13 2022

Bebidas para encuentros casuales y provocados

Son variadas como las excusas que se buscan para compartir entre dos o más. No importa si realzan la buena mesa, pues el objetivo es que sirvan para la distracción y el relajamiento. Así lo comprueban quienes se han encontrado en una taza de café, de té, en rondas de mate o con una buena botella de vino

Por Yubelitze Angarita Borges —Fotografía Carolina Márquez

Para una buena conversación, no hay lugar adecuado. Sólo hacen falta las ganas, las yerbas o la botella y el ánimo para extender la invitación y abrirse al disfrute.

Con aroma de café

“En un café se vieron por casualidad…”. Así canta Fito Páez en el comienzo de “11 y 6”, uno de sus temas más aplaudidos. A veces no es tan casual la cita en un café, pues lo cierto de esta bebida es que no tiene etiqueta. Puede consumirse en un simple encuentro entre amigos, compartirlo en familia, acompañar una reunión de negocios o la lectura de un buen libro. En torno a él se entablan tertulias sobre el arte o la vida y se tienta al destino cuando de amor se trata.

Las pruebas las dan los cientos de cafés que han existido en muchos países, en los cuales discurre lo mejor de la intelectualidad, el arte y la política. En Caracas, Jean Paul Coupal es el director del Café Arábica, sitio emblemático para el círculo intelectual y quizás el único que aún queda con la tradición de ser un centro para compartir ideas o, simplemente, degustar un buen café.

“Aquí sólo se sirve café Arábica en sus variedades bourbon, typica y criollo. Éstas son de mejor calidad y sabor porque son sembradas bajo sombra y secadas al patio —explica Coupal-. Tostamos el grano de varias haciendas todos los días y lo mezclamos. De allí resulta el Arábica Blend: una combinación de la mejor variedad de café venezolano cultivado en las haciendas montañosas más selectas”.

Coupal agrega que allí las personas pueden comprar el grano de café, pero es preferible que lleven sólo lo que consumirán en la semana para que se conserve fresco. Lo ideal es que el cliente lo muela en su casa, aunque, si no tienen un molino, en el local pueden molerle el grano. En ese caso, la frescura durará menos (cuatro días). Asimismo, recomienda adquirir una greca de acero inoxidable, no de aluminio, pues ésta cambia el sabor del café.

“Son detalles y nosotros cuidamos que nuestros visitantes reciban un servicio que de gusto, con un barista que prepara el café como lo desea, recién molido. Además, hay comida de muy buena calidad. Por eso, cuando vienen acá, las personas saben cómo comportarse y eso hace que se convierta en un sitio predilecto. Incluso, conozco casos de quienes se conocieron aquí y luego se casaron”, señala el director del local. “Es que el café es algo vivo, y como tal hay que disfrutarlo”.

Contacto: (0212) 283-7024 / 2531 / jp@primi.com.ve

Té para dos, tres o los que vengan…

“Habían puesto la mesa debajo de un árbol, delante de la casa, y la Liebre de Marzo y el Sombrerero estaban tomando el té”. Así comienza la narrativa del capítulo “Una Merienda de Locos” en Alicia en el País de las Maravillas. Y aunque esta niña no tuvo la mejor de las experiencias por la locura que reinó a su alrededor, hay una sencilla belleza en el acto de tomar té: sea al mejor estilo inglés, con toda la ceremonia de los japoneses o, simplemente, como una infusión curativa.

Más de lo que se conoce, mucha gente en el mundo consume té, y en numerosos hogares la tetera siempre está a punto. Así, en Asia, India, Malasia, las Islas Británicas, los países del Oriente Medio, África y la antigua Unión Soviética empiezan la mañana con esta bebida.

“Ya se trate de un ‘té para dos? o de una gran merienda para veinte, hay una mística innegable alrededor del sencillo acto de tomar el té. La propia acción de preparar y servir té a alguien especial — o a un grupo que uno quiere impresionar — convierte este intervalo en una ocasión para entablar una relación social. Tomar el té puede ser sencillo o sofisticado, romántico o urbano, íntimo o formal”, se lee en el libro Té quiero. El arte de vivir mejor con las infusiones de Marie Nadine Antol.

Para los adeptos a estas infusiones, existe una variada oferta en los anaqueles del mercado. Por su parte, la señora Ana Carlota de Quintero cultiva toronjil, mandarina, piña y hierbas medicinales con las que prepara té naturales, bautizados como Granjerías La Guachafita. Pueden conseguirse en Café Arábica y otros locales. Estos son algunos de los que ofrece:

Té Refresca: manzanilla, piña y malojillo. Infusión relajante, digestiva y refrescante. Tiene efectos diuréticos y desinflamatorios. Calma la agitación en los niños.

Té Reconforta: manzanilla, malojillo y flor de Jamaica. Infusión relajante. Es excelente digestivo, alivia los dolores de cabeza, malestares de gripe y a los niños les cambia la agitación. Rica en vitamina C.

Té Relajante: toronjil, malojillo, canela y mandarina. Las bondades de sus ingredientes 100% naturales producen efectos especiales para relajar el cuerpo, disminuir el estrés e inducir el sueño. Es digestivo, alivia dolores estomacales y síntomas de gripe.

Flor de Jamaica: Malva-Chiriguata. Infusión relajante, rica en vitamina C, es astringente, digestiva, ayuda a controlar el colesterol y tiene un delicioso sabor.

Contacto: Hacienda La Guachafita, Caruao, Edo. Vargas. (0212) 743-2671 / (0243) 217-2457 / 0412-705-8174.

¿Cuándo nos tomamos unos mates?

“Un mate no se le niega a nadie”. Eso dicen en Argentina y Uruguay, y esa frase ya habla de la solidaridad que existe en el acto de “matear” o tomar rondas de mates. Es el compañerismo hecho momento cuando se toma en conjunto y eso es lo que siempre llama la atención a aquellos que nunca lo han probado, luego se atreven y quedan atrapados no precisamente por su sabor —al principio resulta amargo al paladar-, sino por el ritual que implica su consumo.

Así como el rito fue condenado en tiempos de la colonización por considerar a los nativos como flojos y haraganes —se paralizaban durante muchas horas al día para ingerir esta infusión-, la bebida llama al relax y al respeto por los tiempos. Tal y como dice Andrés Calamaro en su canción, “Horarios Esclavos”: “Vieja, me quedo en casa, tomando mate y bizcochos de grasa”.

Aunque es un símbolo que identifica a los argentinos y uruguayos, su consumo también se ve en algunas partes de Paraguay, Bolivia, Chile y Brasil. Curiosamente, también aparece en Siria, pues allí esta yerba se ha vuelto muy popular luego de ser introducida por los inmigrantes suramericanos.

A diferencia de los demás países, el mate en Uruguay es bebido a toda hora y en cualquier lugar. A él se le han atribuido características de unificador social, debido a que lo consumen integrantes de todas los estratos socioeconómicos. Es famosa la “ronda de mates”, donde los amigos se juntan a compartir esta infusión y dialogan amistosamente. De hecho, es común ver a las personas con su “matera” o bolso. Allí cargan el termo con el agua caliente, la yerba, el mate o calabaza (el recipiente) y la bombilla.

El mate puede tomarse al gusto: amargo, endulzado con azúcar, con leche, cocido (la yerba se hierve en agua, se cuela y se sirve en una taza), mezclado con otras hierbas, en bolsitas de té (si no se tienen todos los implementos) y hasta en la cerveza Ilex, elaborada por un fabricante brasileño.

El antropólogo uruguayo Daniel Vidart, dice: “Tras el ademán litúrgico de preparar, cebar y tomar mate, hay una concepción del mundo y de la vida… el mate vence las tendencias aislacionistas del criollo… empareja las clases sociales…Y en todos los tiempos fue el mate el que hizo la rueda y no la rueda la que trajo al mate”. Esto se lee en Mi amigo el Mate, grupo en Facebook.

El placer del vino

Tomarlo solo o en compañía, el licor derivado de la uva siempre será bien recibido. Puede compartirse en una mesa familiar, en una “vinada” entre amigos, eventos sociales o una velada romántica en pareja. El vino siempre es bienvenido como excusa para un encuentro.

“En mi opinión, es una bebida muy versátil. No importa cuál sea el motivo, existe un vino para cada ocasión — tinto, blanco, rosado o espumante-, para cada mesa, persona, momento, ritual o ceremonia. También existe un vino para cada bolsillo, cuyo precio se adapte a nuestro presupuesto”, señala Yumar Jaramillo, creadora de Degustar y Catar, producto de divertimento para aficionados al vino.

El ingrediente alcohólico del vino añade a todo encuentro un elemento que queda libre a la imaginación. La diferencia está en que igual se degusta, aunque la intención no sea una cata y eso no sucede con otras bebidas. A eso se le añade la relajación y el divertimento, más aún si se está en la comodidad de una casa donde el anfitrión anime sin perder la intención de la velada.

Contactos: entretintosplaceres@hotmail.com 0412-098-8571

Fuentes consultadas ANTOL, Marie Nadine. Té quiero. El arte de vivir mejor con las infusiones. Edic. Martínez Roca, S.A, 1998, Barcelona-España. www.baque.com ? www.uruguay.com http://es.wikipedia.org/

Degustar y Catar es un juego de mesa para aficionados al vino en el cual degustamos, catamos y aprendemos sobre vinos —explica Yumar Jaramillo-. El juego está hecho sobre la base de ‘catas a ciegas?; esto se hace ocultando la identidad de las botellas y tratando de adivinar e identificar la mayor cantidad de características  de cada vino que se degusta. Se trata de un estimulante para pasar un rato agradable, lo que varía es cómo se aproximan los invitados”.

El kit trae una ficha de catas, una guía de cata ilustrada y una guía de vocabulario, lo cual permite que cualquiera persona, sea conocedor o no, pueda participar. “Si se equivoca no importa, porque la idea es reírse, que otro del grupo le ayude y así continúe el juego”.

Degustar y Catar está en las tiendas Vinarte, Nini & Amalia, Licores Mundiales y Bodegón SIGO.

Reviva la experiencia del impreso Online!

Revisa Tambíen

Hacedores de país, mundo e imagen del artesano ancestral

  La Fundación ArtesanoGroup reeditó el libro Hacedores de país, mundo e imagen del artesano …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.